Expresidente Enrique Peña Nieto, investigado por delitos de presunta corrupción

·3 min de lectura
© Martin Bernetti / AFP

El mandatario que estuvo en el poder durante seis años está siendo investigado por presunto enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y delitos de carácter electoral, confirmó la Fiscalía General de la República. El miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no busca venganza ni impulsa una persecución contra su predecesor.

El expresidente de México en el período de 2012-2018, Enrique Peña Nieto, quedó en el ojo de las polémicas luego de que la Fiscalía General de la República (FGR) comunicara que inició investigaciones en su contra por tres posibles casos de corrupción.

Los expedientes que recaen sobre el antiguo mandatario, actualmente radicado en España, están rotulados bajo los crímenes de enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y delitos de carácter electoral.

“En este momento, la FGR está desarrollando procedimientos de investigación en diversas carpetas por delitos federales en contra de Enrique ‘P’”, apuntó la entidad a través de un escueto comunicado.

Según detalló la misiva, la empresa ibérica OHL –dedicada a la construcción- está involucrada en los casos de carácter electoral y patrimonial, algo que “permitirá judicializaciones en los meses próximos”.

Por otro lado, respecto al lavado de dinero, la sospecha fue revelada por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en julio por “transferencias internacionales ilegales”. La dependencia también agregó que hay carpetas de averiguaciones por enriquecimiento ilícito, donde hay estudios en curso.

El 7 de julio, la UIF expresó que la FGR había iniciado una indagación por “operaciones con recursos de procedencia ilícita” por montos que se elevaban más allá de los 26 millones de pesos, el equivalente a 1,25 millones de dólares.

Son tres transferencias las que están bajo sospecha. El 20 y 29 de octubre de 2021 –las que dieron pie a la exploración de la UIF- que alcanzan cinco millones de pesos cada una; y otra anterior, del 21 de agosto de 2019, por 16 millones.

El encargado de la UIF, Pablo Gómez, se refirió a que la familia presidencial hizo depósitos de 47 millones de pesos y extracciones de 189 millones en efectivo entre 2013 y 2022, un dinero de dudosa procedencia. También agregó que creían que Peña Nieto tenía relación con dos empresas que obtuvieron lucrativos contratos con el Estado mexicano durante su gobierno.

En ese entonces, Peña Nieto se defendió a través de Twitter y dijo que podía “aclarar cualquier cuestionamiento y demostrar la legalidad” de su patrimonio.

López Obrador descarta una “venganza”

El actual presidente de México se refirió este 3 de agosto a las investigaciones comunicadas el martes que recaen sobre la figura de Peña Nieto.

AMLO negó que se trate de “una venganza” y tampoco contestó si lo exhortaría a volver de España para enfrentar a la Justicia. “Eso lo tiene que decidir la Fiscalía, no me corresponde a mí”, explicó.

López Obrador subrayó que las denuncias que divulgó la FGR “se están estudiando, analizando”.

“Nosotros no podemos decirle al fiscal o a una dependencia que no actúe”, recalcó.

Desde su asunción en 2018, el mandatario ha enfatizado en la aparente corrupción de sus predecesores, Peña Nieto y Felipe Calderón (2006-2012). De hecho, el año pasado elevó un referendo que consultaba si los últimos cinco expresidentes deberían ser procesados, pero contó con solo el 7% de la participación, generando que no tuviera efectos legales.

Al respecto, este miércoles dijo que su postura es “mirar hacia delante” y que “la Justicia es prevenir, no caer en lo espectacular y no hacer lo mismo”. Por último, AMLO agregó que “los procesos que existen tienen que tener su curso”.

Con EFE y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente