Expolicía que disparó y mató al afroamericano Daunte Wright fue hallada culpable de homicidio involuntario

·2 min de lectura

Un jurado de Minnesota declaró culpable de homicidio en primer y segundo grado a Kimberly Potter. La exagente disparó "por error" contra Daunte Wright, al desenfundar su arma de fuego pensando que era una pistola paralizante durante un control de tránsito en abril.

La expolicía, que se había declarado inocente, no reaccionó el jueves 23 de diciembre cuando se anunció el veredicto. El primer cargo acarrea una pena máxima de 15 años de cárcel y multa de 30.000 dólares, mientras que el segundo conlleva 10 años de prisión y multa de 20.000 dólares. Su pena será fijada en febrero.

Kimberly Potter, una mujer blanca de 49 años, era agente de la Policía de Brooklyn Center cuando disparó en el pecho y mató a Daunte Wright, de 20 años, durante un control de tráfico el 11 de abril en Minneapolis.

Potter ha dicho que confundió su pistola con una pistola eléctrica (o táser), mientras ella y otros agentes intentaban detener a Wright por una orden de captura pendiente por posesión de armas.

Durante el juicio, en un emotivo testimonio, Potter había descrito cómo lo que debía ser una requisa de tráfico rutinaria se convirtió en un "caos".

"Recuerdo haber gritado 'Taser Taser Taser'. Y no pasa nada, entonces me dijo que le había disparado", dijo Potter, rompiendo a llorar.

26 años de carrera, y un error fatal

Los hechos básicos del incidente, que fueron grabados por la cámara corporal de la expolicía, no fueron discutidos en su mayor parte. Tanto los fiscales como los abogados defensores estuvieron de acuerdo en que Potter se equivocó de arma y nunca quiso matar a Wright.

La cuestión era si el jurado consideraría sus acciones como imprudentes en violación de los estatutos estatales de homicidio, o si atribuiría el incidente a un trágico error que no justificaba la responsabilidad penal.

A lo largo del juicio, los fiscales hicieron hincapié en los 26 años de Potter como agente de policía, un nivel de experiencia que, según ellos, hacía que su error fuera indefendible. Dijeron que hizo caso omiso de su formación, que incluía cursos específicos sobre el uso de pistolas eléctricas en los meses anteriores al tiroteo, y que asumió un riesgo consciente e irracional al utilizar cualquier arma contra el desarmado Wright.

El tiroteo había provocado varias noches de manifestaciones en Brooklyn Center. Ocurrió a pocos kilómetros al norte de donde Derek Chauvin, un exagente de policía de Minneapolis, estaba siendo juzgado por matar a George Floyd, un hombre negro cuya muerte durante una detención en 2020 había desencadenado protestas en ciudades de Estados Unidos por el racismo y la brutalidad policial.

Con EFE, Reuters y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente