"Le explotó la nariz": todos le daban como perdedor pero noqueó de una manera espectacular a su rival

LA NACION
·2 min de lectura

El luchador de artes marciales mixtas (MMA) Jan Blachowicz sacó a relucir su estirpe de peleador de mil batallas. Y no solo noqueó a su rival, Dominick Reyes, sino que lo dominó durante todo el combate para coronarse campeón de los peso semicompletos en el UFC 253.

Blachowicz alcanzó la gloria, de la que todos dudaban, gracias a un terrible nocaut. Las casas de apuestas no lo daban como favorito, y sus colegas, en una encuesta reciente, también lo declaraban perdedor. De hecho, en un sondeo entre diez peleadores profesionales, todos ellos aseguraron que Reyes vencería al luchador polaco.

Blachowicz, oriundo de Varsovia, llegaba hasta esta pelea con un récord de 26 victorias y 8 derrotas y, a diferencia de Reyes (12 triunfos y solo una caída) había recibido más daño del que había propinado a lo largo de su carrera. Pero en la noche de ayer, sacó a relucir su orgullo de guerrero y salió, desde el minuto uno, a llevarse por delante a su rival. Y lo consiguió de una manera justa.

El triunfo para el polaco, no solo pone a su nación en lo más alto de las MMA, sino que marca el camino para el futuro de una división que, ya sin el histórico Jon Jones (ahora en los pesados), tiene a un nuevo protagonista: Blachowicz.

"Regresé a las raíces. Cuando volví con mi antiguo entrenador, solo perdí una pelea. Me hizo ser el mejor de nuevo y creer en mí mismo, eso es todo. Espero que Jon Jones haya visto la pelea y que vuelva a reducir su peso para enfrentarse conmigo", dijo Blachowicz.

ABU DHABI, UNITED ARAB EMIRATES - SEPTEMBER 27:  Jan Blachowicz of Poland celebrates after defeating Dominick Reyes in their light heavyweight championship bout during UFC 253 inside Flash Forum on UFC Fight Island on September 27, 2020 in Abu Dhabi, United Arab Emirates. (Photo by Josh Hedges/Zuffa LLC)
Jan Blachowicz con el título de campeón. Foto: Josh Hedges/Zuffa LLC.

Lo más impactante de la pelea fue el terrible nocaut que pudo conseguir el polaco, después de un golpe que explotó la nariz de su rival. "Ni siquiera una pandemia puede detenerme en este momento. Me sentí muy bien en la pelea. Vi que mi patada izquierda a su cuerpo lo desaceleró un poco. En la segunda ronda, cuando le rompí la nariz, supe que el final llegaría pronto", aseguró.

El flamante campeón, también dejó algunas claves sobre su gran triunfo ante Reyes. "Tengo el legendario poder polaco y lo probé una vez más. Ha sido un largo viaje para mí. Aunque a veces estaba en la cima y después perdía un par de peleas, nunca dejé de creer en mis habilidades y en mi poder. Esto es increíble", manifestó el nuevo campeón entre lágrimas.

Vídeo | Nagelsmann lo tiene claro: "La Bundesliga se llevará los premios de la UEFA"