La explosión por la moda de los zapatos de tacón sensato

Maria Aguirre
·3 min de lectura
La explosión por la moda de los zapatos de tacón sensato

Llevas años sin ponerte tacones. Reconócelo, si no fuera por las bodas o algún que otro evento más especial, muchas son las veces en las que te has planteado el deshacerte de los pares que tienes para hacer hueco en el armario. Y más este último año en el que las zapatillas de estar por casa han pasado a ser tus inseparables compañeras de cuarentena, tan solo con las de deporte como rivales para cuando cruzas el umbral de tu hogar.

Que la moda haya virado irremediablemente hacia el confort es algo que nuestros pies no podrían haber agradecido más. Tras años doloridos, castigados con los dedos encogidos, cargados de durezas y con los talones al borde de las ampollas en muchas ocasiones, han visto cielo abierto al ver que las tendencias nos daban la oportunidad de llevar todo tipo de sneakers con total impunidad. Nada de reservarlas para estilismos exclusivamente deportivos, por fin podían lucir orgullosas con pantalones, faldas, monos, vestidos y hasta con trajes.

Lo malo es que, como en muchos otros ámbitos de la vida, del blanco se ha fundido directamente a negro. Nos hemos cruzado al extremo contrario y ahora muchas somos las que nos consideramos absolutamente incapaces de calzarnos un par de stilettos. Una vez más, se nos olvida que hay una genial escala de grises que merece la pena tener en cuenta...

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Entre el zapato de tacón de aguja de 12 centímetros y unas zapatillas de suelas completamente planas hay un abanico de opciones amplísimo. Bailarinas y mocasines marcan el extremo más bajo para de ahí ir creciendo en altura de forma progresiva. Y es en todo lo que vamos encontrando en esa transición en lo que vamos a detenernos.

Marcar el límite de dónde empieza o dónde termina el confort en función de lo que vaya creciendo el tacón parece subjetivo. Más que nada porque el dintel del aguante cada una lo tiene establecido en un punto diferente. Pero parece evidente ajustar la fórmula en que, cuando más grosor y menos elevación tiene el alza, más fácilmente asumible resulta para cualquiera.

Quizá por este acuerdo tácito es por lo que a esta variedad de zapatos se los tilda de "sensatos". Al final, no dejan de ser alternativas en las que se encuentra el equilibrio para ofrecer las mismas ventajas de los tacones de siempre en cuestión de elegancia, pero con la sensación de descansado y manejable que estos no ofrecen.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Y cómo se lleva este calzado que huye de la exageración de las plataformas? Básicamente pide espacio en los mismos contextos en los que se movían los zapatos más afilados. Es más, funcionan exactamente con las mismas garantías tanto con un vestido de fiesta como con un vaquero e incluso mejor por ese aire fresco sorprendente, de modo que no hay excusa para no rendirse entre ellos en pos de la comodidad más absoluta.

Porque el objetivo de estos continúa siendo el de estilizar y el de sofisticar un conjunto, dos metas que se alcanzan igualmente exitosas con estos diseños bautizados en los países anglosajones como kitten heels.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tampoco vas a tener problema a la hora de encontrar un estilo que vaya con lo que necesitas. Los hay de acabado en punta, similares a las merceditas, bailarinas en elevación, tipo mule... cualquier versión que te imaginas es susceptible de terminar transformada con un tacón medio tan cómodo que permite aguantar con él puesto durante horas.

En prácticamente todas las firmas de calzado darás con modelos accesibles a los que seguro te abonarás desde el primer momento en el que entren en tu terna de complementos.

Más historias que te puedan interesar