Una explosión próxima al aeropuerto de Adén desangra aún más Yemen

·2 min de lectura

Al menos ocho personas perdieron la vida este 30 de octubre en una grave explosión cerca del aeropuerto internacional de Adén, segunda ciudad yemení en guerra y bastión transitorio del Gobierno. Se ignora si tras el incidente se esconde un ataque intencional, en un país devastado por el conflicto y la hambruna.

Una explosión cerca de la entrada del aeropuerto internacional de Adén causó este sábado 30 de octubre al menos ocho fallecidos y una veintena de heridos, de acuerdo a una fuente senior de seguridad y otra fuente médica que habló con la agencia de noticias Reuters. Varios oficiales de seguridad contactados por AFP elevaron la cifra a doce muertos.

Según la primera agencia citada, un camión que transportaba productos petroleros fue el que detonó en una de las puertas de acceso, en un estallido que resonó en toda la ciudad, al punto que destrozó las vitrinas de quienes viven en los alrededores.

"Doce civiles fueron asesinados en una explosión próxima al aeropuerto de Adén", indicó un responsable de seguridad a la agencia francesa AFP, sin poder argumentar la cifra o si se trata de un ataque o un incidente.

En el lugar de los hechos, los bomberos intentaron rápido frenar las llamas causadas por la deflagración, mientras otros retiraban el cadáver de un auto destruido, según pudo constatar un corresponsal de AFP.

Adén, la urbe objetivo de numerosos atentados

De confirmarse, no sería la primera vez que este bastión temporal del Gobierno yemení –reconocido por la comunidad internacional– es objetivo de un ataque. El pasado 10 de octubre, un atentado con coche bomba arrebató la vida de seis personas, cuando su destino era un convoy de responsables gubernamentales, entre los que se encontraba el gobernador de Adén y un ministro yemení, que salieron ilesos.

En diciembre 2020, otras explosiones en el aeropuerto provocaron 26 muertos en un avión que transportaba a miembros del Gobierno, justo en el momento de desembarque tras el aterrizaje.

Esta es la realidad que vive Yemen desde 2014, sumido en una guerra entre las fuerzas progubernamentales respaldadas militarmente por una coalición liderada por Arabia Saudita, y los hutíes, grupo rebelde que tiene el control de gran parte del norte del país –incluyendo la capital Sanaa– y que recibe apoyo político de Irán.

Pero no solo. El Gobierno tiene otro frente con los separatistas del sur de la nación, zona en la que cuentan de aliado al Consejo de Transición del Sur (STC).

Ante este panorama, organizaciones internacionales denuncian que decenas de miles de personas han sido víctimas del mortífero conflicto, mientras que millones han sido abocadas a un desplazamiento forzoso y a la hambruna.

Además, en las últimas semanas los combates se han intensificado en la ciudad de Marib, último bastión leal en el norte de Yemen que los insurgentes buscan capturar. Uno de ellos, Mohammed Nasser al-Atifi, afirmó que la ciudad se encontraba "prácticamente acorralada" y que su toma "era cuestión de tiempo".

Con AFP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente