La explicación al espectacular color rosado de las aguas de un lago en Australia

Este lago de aguas rosadas se conoce como el lago Hillier y se sitúa en la isla de Middle Island, un terreno de apenas cinco kilómetros ubicado en el sur de Australia. Sus dimensiones son de 600 metros de largo y 200 de ancho y se encuentra rodeado de espesos bosques de eucalipto.

Su característica más llamativa es su brillante color rosa, que lo convierte en un atractivo para locales y turistas. A pesar de que en Internet corre el rumor de que la ciencia es incapaz de explicar este fenómeno, lo cierto es que el color de sus aguas es causado por la presencia de dos tipos de bacterias: la dunaniella salina y las halobacterias.

En concreto, la primera de ellas posee una gran cantidad de beta-caroteno que las protege de la radiación solar. Este pigmento está presente en vegetales como las zanahorias, las calabazas o los tomates. Además, se usa como colorante alimentario por su color entre amarillo y rojizo. Por su parte, las helobacterias tienen un pigmento de color rojo.

En consecuencia, la mezcla de las dos provoca la aparición de este rosado tan característico, que recuerda a un batido de fresa. Sin embargo, este aspecto solo se aprecia cuando se mira desde el aire, debido a la gran cantidad de sal que alberga su fondo. Cuando uno se acerca al lago o se saca agua de él, el color se aclara.

Esta agua no resulta tóxica si se ingiere, a pesar de su tonalidad extraordinaria, aunque no es recomendable por su alto contenido en sal.