“Es engañoso”: un grupo de expertos de Reino Unido advierte sobre la posible falsedad en las cifras de hospitalizados por Ómicron

·4 min de lectura

A Boris Johnson se le acumulan los problemas a las puertas de Downing Street. Las imágenes de reuniones y fiestas en tiempos de restricciones siguen saliendo y su negociador del Brexit, David Frost, ha dimitido. Pero su actual crisis de imagen y de equipo no es la única a la que debe hacer frente, hay otra, la de la creciente ola de contagios por coronavirus, que tiene a los expertos pidiéndole que tome medidas más duras y más rápido. Los casos están disparados y, según un documento publicado por el propio Ejecutivo en su portal, la percepción generalizada de que hay pocas personas ingresadas por la variante Ómicron “es engañosa”.

Reino Unido está apostando por las dosis de refuerzo ante el aumento de casos y la irrupción de la variante Ómicron. El estadio de Wembley se ha convertido en centro de vacunación con este fin. (Foto: Kate Green/Anadolu Agency via Getty Images)
Reino Unido está apostando por las dosis de refuerzo ante el aumento de casos y la irrupción de la variante Ómicron. El estadio de Wembley se ha convertido en centro de vacunación con este fin. (Foto: Kate Green/Anadolu Agency via Getty Images)

Esta afirmación, firmada por un numeroso grupo de expertos, se recoge en el punto tercero de los datos de transparencia de la respuesta al coronavirus y está fechada en su última actualización este mismo sábado. En dicho punto se puede leer, literalmente, lo siguiente: “el número observado actualmente de infecciones por Ómicron ingresadas en hospitales en el Reino Unido probablemente sea alrededor de una décima parte del número real porque los datos están a la zaga de los informes hospitalarios. Por lo tanto, la observación de que aparentemente no hay muchas personas ingresadas en el hospital debido a una infección por Ómicron es engañosa. Actualmente, no está muy claro cuántas personas de ese tipo hay”. 

Los datos de ocupación hospitalaria y de la UCI sí avalarían que hay menos ingresados que en olas anteriores debido a la eficacia de la vacuna, pero lo que se desconoce es cuáles de ellos lo están realmente por esta nueva variante. El "engaño" está en la percepción de que hay pocos ingresados por Ómicron cuando realmente se desconoce el dato real.

En el caso de Reino Unido, en el mencionado documento, se señala el hecho de que “el número de infecciones por Omicron ha seguido aumentando muy rápidamente” y que está yendo “más rápido que la tasa de crecimiento observada en marzo de 2020”. Así, los expertos firmantes dan por “casi seguro que ahora hay cientos de miles de nuevas infecciones por Ómicron por día” y que “los niveles de infección por Ómicron son actualmente más altos en Londres”.

Pero, añaden, “el número notificado de infecciones por Omicron confirmadas y sospechadas será solo una pequeña proporción del número real”. ¿Por qué ocurre esto? En dicho documento de transparencia se achaca a los “retrasos entre las personas que se infectan, se hacen las pruebas y obtienen los resultados de las pruebas (los retrasos en los datos son más importantes cuando el crecimiento es muy rápido); no todas las pruebas permiten identificar la variante; y no todos los que están infectados se hacen la prueba”. 

Todos estos puntos e inconvenientes a la hora de evaluar la incidencia real de la nueva variante Ómicron en Reino Unido les lleva a afirmar que aún es pronto para “evaluar de forma fiable la gravedad de la enfermedad causada por Omicron en comparación con variantes anteriores”. Y calculan que “algunas estimaciones de gravedad deberían comenzar a estar disponibles en aproximadamente una semana a medida que se acumulen los datos del hospital”. 

Por ahora, la idea que se tiene proviene de “un análisis preliminar de Sudáfrica” que sugiere que “esta ola puede ser menos severa que las olas anteriores, una comparación de los casos SGTF (principalmente Omicron) y SGTP (no Omicron) dentro de esta ola sugiere menos diferencias entre las variantes”. Aún así, advierten, dada la proyección y la poca fiabilidad de los datos a día de hoy por las causas ya mencionadas, que “incluso si hubiera una reducción modesta en la gravedad en comparación con Delta, un número muy alto de infecciones aún generaría una presión significativa sobre los hospitales”. 

Hace solo unos días, los científicos encargados de asesorar a Boris Johnson le aconsejaban endurecer cuanto antes las restricciones a niveles de marzo de 2020 para evitar llegar a entre 600.000 y dos millones de contagios diarios a final de mes. 

El pasado miércoles, y tras registrar un nuevo récord en cuanto a contagios, el asesor médico de Inglaterra, Chris Whitty, advertía en una rueda de prensa que los números seguirían aumentando y que “lo peor está por venir”. En su comparecencia antes los medios, aseguraba que Reino Unido está “experimentando dos pandemias” al estar lidiando al mismo tiempo con dos variantes. Por un lado, la ómicron, que se caracteriza por un “crecimiento muy rápido”. Por otro, la delta, que aún circula.

EN VÍDEO | La variante ómicron reactiva las restricciones y campañas de vacunación en varios países de Europa

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente