Varios expertos lanzan un importante aviso sobre ómicron y las mascarillas quirúrgicas

·3 min de lectura
Varias mascarillas quirúgicas. (Photo: Adrienne Bresnahan via Getty Images)
Varias mascarillas quirúgicas. (Photo: Adrienne Bresnahan via Getty Images)

Varios expertos han alertado de que las mascarillas quirúrgicas otorgan protección, pero no la suficiente ante una variante tan contagiosa como ómicron, por lo que recomiendan el uso de FFP2.

Así lo han avisado en Twitter especialistas como José Luis Jiménez, profesor de la universidad de Colorado (Estados Unidos) y uno de los grandes expertos mundiales en la transmisión por aerosoles, y la sanitaria María Gallego Blanco.

Jiménez ha asegurado que “no es que las mascarillas quirúrgicas no funcionen”, ha subrayado que “cualquier mascarilla filtra algo” y ha insistido en que “cualquiera es mejor que ninguna”.

Pero, dicho eso, el ciéntifico ha afirmado que “las mascarillas quirúrgicas ya no son suficientes” para un virus que se transmite por el aire “tan rápido o más rápido que cualquier virus conocido por la humanidad”.

Por eso, ha asegurado que se necesitan FFP2 para todos ya que la ventilación no es adecuada en la mayor parte de lugares como colegios, oficinas o trenes. Así, ha recalcado que llevar una buena mascarilla y bien ajustada es capital.

María Gallego, por su parte, ha compartido el tuit de José Luis Jiménez y ha recomendado utilizar sólo FFP2 ó FFP3 y “a poder ser con ajuste trasnuca”. “Son cómodas, se respira bien con ellas y ajustan bien”, ha señalado a la vez que ha destacado que “un hueco del tamaño del 2% del perímetro de la mascarilla deja entrar y salir 50% aire sin filtrar”.

“Si quieren ahorrar, una elastomérica cuesta 20 euros aproximadamente y dura años. Sus filtros son baratos y se cambian cada mes, o más. Ajuste perfecto”, ha señalado.

Por ello, los expertos también están avisando en los últimos días de que la clave al usar las mascarillas FFP2 es que estén perfectamente ajustadas.

Claire Judith Horwell, profesora de Geohealth en el Departamento de Ciencias de la Tierra y el Instituto de Peligros, Riesgos y Resiliencia de la Universidad de Durha, ha asegurado que, ahora que comprendemos mejor cómo se propaga el virus, debería ser una “prioridad” aumentar el uso de mascarillas FFP2.

“Como regla general, si siente que entra aire en los ojos y sus gafas se empañan rápidamente, o si siente que su aliento se escapa por los bordes... entonces también podrá entrar aire contaminado”, alerta.

En un hilo de Twitter, Horwell señala que es posible que las personas tengan que probar varias mascarillas FFP2 hasta encontrar una que se ajuste bien y no deje salir el aire por los bordes, ya que solo debe entrar o salir a través de la tela, que es el filtro.

En este sentido, alerta de que la barba puede obstaculizar ese cierre hermético que se debe conseguir. Además, avisa de que, en su opinión, las mascarillas de dos pleigues, que vienen con un doblez en el centro, “no suponen un gran sello porque el clip de la nariz viene doblado en el medio”.

“Cuando se coloque una mascarilla, debe moldear el clip a su nariz, no pellizcarlo. De lo contrario, el aire se escapará alrededor del puente de la nariz”, avisa.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente