Un experto independiente revisará los documentos incautados en la propiedad de Donald Trump

·3 min de lectura
© Mary Altaffer, AP

Este lunes 5 de septiembre, la jueza Aileen Cannon accedió a la petición de Donald Trump y decidió que un experto independiente tendrá que ser designado para revisar los documentos incautados a principios de agosto por el FBI en la casa del expresidente en Florida. Esta decisión podría retrasar la investigación sobre si el expresidente manejó mal los documentos clasificados.

Como ordenó la jueza Aileen Cannon, el nombramiento de un supervisor independiente se hará "sin demora" para revisar los documentos incautados en la casa de Donald Trump de Mar-a-Lago, en Palm Beach. La jueza, que fue nombrada por Trump en 2020, pidió a las partes que presenten una lista de posibles nombres para una audiencia prevista para el viernes.

El fallo impide temporalmente a los investigadores revisar los documentos. Sin embargo, los pueden seguir revisando "a efectos de clasificación y evaluación de la seguridad nacional", según la decisión del magistrado federal.

El 8 de agosto, el FBI allanó la residencia de Donald Trump en Florida, incautando cajas de documentos confidenciales que el republicano no había devuelto tras abandonar la Casa Blanca, a pesar de las múltiples peticiones. Desde esta excepcional operación policial, Donald Trump denunció un acto que considera "ilegal e inconstitucional" y repite que fue atacado por razones políticas.

Una victoria para Donald Trump

La decisión representa una victoria para el expresidente y un serio revés para el Departamento de Justicia, que se había opuesto a la designación de un tercero independiente, alegando que podría bloquear el acceso de los investigadores a los documentos "y socavaría gravemente los intereses del Gobierno, incluida la seguridad nacional".

Sin embargo, según los abogados defensores de Trump, la designación del perito independiente brindaría "confianza" a la investigación sobre los documentos oficiales que mantenía el ex mandatario en su mansión.

En enero, los equipos del expresidente entregaron a la Agencia Nacional de Archivos, encargada de registrar las actividades presidenciales para la historia, 15 cajas de documentos que se había llevado al final de su mandato presidencial.

Tras examinar estas cajas, el FBI, convencido de que Donald Trump guardaba otros documentos clasificados en Florida, decidió efectuar una inspección de la propiedad, incautando en esta ocasión una treintena más de cajas de documentos.

Posible violación de la ley de espionaje

Aunque Donald Trump aseguró que estos documentos habían sido desclasificados, los investigadores sospechan que el republicano ha violado la ley estadounidense sobre espionaje que regula la posesión de documentos confidenciales.

Entre los textos incautados había 18 documentos clasificados como "alto secreto", 53 "secretos" y 31 "confidenciales". Los agentes también encontraron varias docenas de archivos vacíos marcados como "clasificados", lo que puede sugerir que varios documentos sensibles pueden haberse perdido o destruido.

Donald Trump afirmó este lunes en sus redes sociales que se necesitan "agallas" para luchar contra un Departamento de Justicia y un FBI "totalmente corruptos". "Hasta que no muestren imparcialidad, sabiduría, justicia y coraje, nuestro país nunca podrá regresar o recuperarse, ¡será reducido a ser una nación del Tercer Mundo!", añadió.

Con AFP, Reuters y EFE