Una experta del sueño resuelve la duda más común a la hora de echarse la siesta

·2 min de lectura
Un hombre durmiendo tranquilamente. (Photo: Getty Images)
Un hombre durmiendo tranquilamente. (Photo: Getty Images)

Un hombre durmiendo tranquilamente. (Photo: Getty Images)

Con el verano llegan las altas temperaturas y dormir y descansar bien por la noche se vuelve más complicado que en invierno. Por ello y para tratar de recuperar esas horas de descanso, las siestas largas son una opción muy recurrida por la población.

Pero dormir una o dos horas por la tarde no es bueno para la salud humana. Esta es la conclusión que ha revelado un estudio del Biobanco del Reino Unido, después de analizar los hábitos de sueño a mediodía de 360.000 personas durante 11 años.

Según esta base de datos biomédicos, echar la siesta diariamente aumenta las posibilidades de desarrollar hipertensión arterial e incluso de sufrir un accidente cerebrovascular.

Cuatro al día ha conectado con Irene Cano, coordinadora de la Unidad del Sueño en el Hospital Ramón y Cajal, para hablar de cómo deberían ser las siestas.

“Son buenas si se hacen bien y en su justa medida. Hay que echar siestas de menos de 20 minutos”, ha asegurado la experta, comentando que también se podría llegar a la media hora y que se deberían echar en lugares en los que ese esté cómodo y que sean frescos y estén a oscuras.

Para ella, dormir las siestas de varias horas se puede traducir como que esa persona padece hipersomnia por el día. “Hay un problema, alguien que duerme las horas suficientes por la noche no debería dormir siestas de dos, tres o cuatro horas por el día”, ha afirmado.

“Se asocia a estas enfermedades como hipertensión arterial, ictus o enfermedades cardiovasculares porque si no dormimos las horas suficientes o las dormimos de mala calidad se traduce como un trastorno del sueño. Convergen en que necesitamos dormir por el día y significan que algo está mal”, ha añadido.

Cano ha señalado que una siesta excesivamente larga por el día va a suponer que no se tenga sueño por la noche: “Entonces nos acostamos más tarde y dormiremos menos horas de las necesarias en el horario nocturno, que es cuando descansamos de verdad. Nos volveremos a echar una siesta larga y así el ciclo se perpetúa”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente