Expectación entre los activistas españoles ante la llegada de Greta a España

1 / 2
Un grupo de activistas permanecen concentrados en el Muelle Santo Amaro de Lisboa, a la espera de la llegada de la joven activista sueca Greta Thunberg, desde donde partirá este martes hacia Madrid para participar en la cumbre del clima COP25. EFE/ Cynthia de Benito

Madrid, 3 dic (EFE).- Emoción y expectación forman parte del sentimiento que invade a los activistas españoles que integran el movimiento Fridays For Future a pocas horas de que la joven sueca Greta Thunberg llegue a la estación madrileña de Chamartín, tras su travesía de 21 días en catamarán para asistir a la Cumbre del Clima.

Thunberg, que zarpó desde Salt Ponds, en Virginia (EE.UU.), el pasado 13 de noviembre, ha pisado hoy tierra portuguesa y desde allí se desplazará hasta Madrid para participar en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), que comenzó ayer en la capital.

Todo indica que mañana, miércoles, Thunberg llegará a Madrid y "esperamos que empiece a participar cuanto antes en las actividades que el movimiento juvenil ha preparado", explica a Efe uno de los integrantes de Fridays For Future en España, Alejandro Martínez.

"No tenemos conocimiento de los detalles en torno a su llegada, pues no se ha puesto en contacto con nosotros", asegura Martínez, quien considera que "estará cansada del viaje. Mañana descansará y a partir del jueves o el viernes será cuando se incorpore a las iniciativas que tenemos planteadas".

Entre los actos que los jóvenes por el clima tienen previstos para los próximos días destaca una gran movilización organizada para este viernes, que comenzará en Atocha a las 18.00 hora local y se encaminará hasta Nuevos Ministerios.

La manifestación, según Martínez, contará con la presencia de la activista sueca y estará formada por dos bloques: el primero se dedicará a los chilenos y los indígenas y, el segundo, será dónde se sitúe el movimiento Fridays For Future.

El acto, al que también se sumarán otros convocantes como organizaciones ecologistas y sindicatos, finalizará con la lectura de un manifiesto y una serie de discursos, así como con la interpretación de algunas canciones por parte de diferentes grupos musicales.

En concreto, la calificada como 'Marcha por el Clima', está convocada por las plataformas Fridays For Future, Alianza por el Clima, Alianza por la Emergencia Climática y 2020 Rebelión por el Clima, con el apoyo de las organizaciones chilenas Cumbre de los Pueblos, Sociedad Civil por la Acción Climática (SCAC) y Minga Indígena.

Mañana tendrá lugar una reunión para cerrar todos los detalles de la movilización, indican desde la organización y añaden que se congregarán en las calles bajo el lema "El mundo despertó", un lema compartido con la ciudad de Santiago de Chile, que también acogerá una marcha la misma jornada.

"Nos sentimos muy expectantes ante la llegada de Greta", declara Martínez, quien recuerda que también están presentes desde el fin de semana pasado "cientos de jóvenes activistas procedentes de todo el mundo", pues muchos de ellos, participantes de la COP25, "formarán parte de las actividades que se van a desarrollar".

Otra de las iniciativas previstas será la denominada Cumbre Social por el Clima, que arrancará este sábado en la Universidad Complutense de Madrid, y durante toda la semana "se tratará de dar voz a aquellas personas y asuntos que, por intereses de los gobiernos, no tienen cabida dentro de la cumbre oficial".

"Vamos a intentar que Greta también asista a la Cumbre Social por el Clima", asegura Martínez.

La presencia de la joven sueca y de los activistas de numerosos países reunidos en Madrid debe servir, opina, para "presionar a gobiernos y a todos aquellos que han afirmado que están de acuerdo con nuestro mensaje".

"Quienes nos apoyan han de demostrarlo y deben tomar medidas reales y mucho más ambiciosas de las que ahora mismo están sobre la mesa para hacer frente a la emergencia climática y cumplir con el Acuerdo de París", insiste Martínez.

Preocupados sobre lo que sucederá a lo largo de esta semana y la próxima, los jóvenes activistas españoles viven con ilusión la primera participación del movimiento en una conferencia internacional de tal relevancia.

Una intervención, esperan, que sea "notoria en las resoluciones" y que se traduzca en una mayor ambición política internacional, la cual quede patente en iniciativas "más contundentes" de las contempladas hasta ahora.

La COP25, última cumbre antes de que entre en vigor el Acuerdo del clima de París, "está llamada a ser la conferencia en la que se tiene que cerrar por completo el texto que recoja los mecanismos que velarán por su cumplimiento".

Si se consigue de una forma ambiciosa, apunta Fridays For Future, "puede convertirse en una conferencia importante", pero "todo está en manos de la voluntad política y de quienes van a estar en las negociaciones".

Estados Unidos, declara Martínez, forma parte de los "grandes contaminantes" y, por tanto, "debe formar parte de los agentes que se movilicen", pues la decisión de un Gobierno "está claro que no representa a la de toda la población".

La importancia ahora, apostilla, recae en que "todos aquellos ciudadanos estadounidenses que realmente están concienciados presionen al Ejecutivo" y, sobre todo, que su decisión de abandonar el Acuerdo de París, se convierta en un "elemento clave para los próximos comicios".