Exobispo acusado de abusos llega a Argentina procedente del Vaticano

1 / 2
El exobispo Gustavo Zanchetta y su abogado Javier Belda Iniesta llegan al aeropuerto Martin Miguel de Guemes de Salta, para viajar a la ciudad de Oran y presentarse a la Justicia. La Fiscalía de Salta (noroeste de Argentina) informó de que se había solicitado la captura internacional del exobispo argentino, después de que se trasladase al Vaticano y no respondiera a los intentos de la Justicia del país por contactarle. EFE/ Jan Touzeau

Buenos Aires, 26 nov (EFE).- El exobispo argentino Gustavo Oscar Zanchetta, acusado de abusos sexuales, llegó este martes a la provincia argentina de Salta (norte), donde debe comparecer ante la Justicia, procedente del Vaticano, lugar al que fue trasladado a finales de 2017.

El religioso, que está citado mañana ante el Tribunal de Juicio de Orán -localidad en la que ejerció como obispo ente 2013 y 2017-, arribó al aeropuerto internacional Martín Miguel Güemes de Salta en un vuelo que salió ayer de Roma.

Con su llegada se pone fin a la polémica generada en los últimos días, en los que la Fiscalía Penal de Violencia de Género y Delitos contra la Integridad Sexual de Orán, a cargo de María Soledad Filtrin Cuezzo, solicitó la emisión de una orden de captura internacional contra Zanchetta, alegando que el religioso no respondía a los intentos de la Justicia del país por contactarle.

El pasado sábado, su abogado canónico y portavoz Javier Belda Iniesta salió al paso con un comunicado en el que confirmaba la intención del exobispo de retornar a su país natal y resaltaba que no se encontraba "en paradero desconocido ni refugiado en ningún sitio, ni huido de la justicia", sino "en la residencia indicada a las autoridades judiciales cuando fue convocado por estas".

El religioso fue obispo de la diócesis salteña de Nueva Orán entre 2013 y 2017, hasta que presentó su renuncia.

Zanchetta abandonó Argentina y se asentó en España hasta que fue nombrado por su "capacidad para la gestión administrativa" como asesor del ente para la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, que gestiona los bienes y propiedades de la Curia Romana.

A principios de este año, el Vaticano comenzó a investigarle tras haber sido acusado de abusos, y un mes después la Justicia argentina recibió la primera denuncia por parte de una de las supuestas víctimas, que pertenecía a la congregación que dirigía el exobispo.

El papa Francisco afirmó que en la Santa Sede la encargada de juzgar a Zanchetta es la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En una entrevista concedida a la cadena mexicana Televisa, Jorge Bergoglio explicó que en 2017 le pidió al acusado la renuncia como obispo de Salta y lo envió a España a hacer un test psiquiátrico.

El Cuerpo de Investigaciones de Salta también elaboró un informe psiquiátrico en el que, entre otros aspectos, indicaron que el acusado presenta "personalidad con rasgos psicopáticos (indicadores de manipulación, emociones superficiales y escasa capacidad empática); no presenta psicosis ni otro trastorno mental que altere la relación con la realidad".

Asimismo, señalaron que Zanchetta "se vincula a través de interrelaciones dispares, ejerciendo poder sobre el otro, y que puede comprender la conducta desplegada y discernir actos socialmente reprochables".