El arresto de un exministro por corrupción sorprende a Bolsonaro en campaña

·3 min de lectura

Brasilia, 22 jun (EFE).- Un exministro y dos pastores evangélicos próximos al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, fueron detenidos por supuesta corrupción este miércoles, en momentos en que el líder de la ultraderecha afina su campaña para las elecciones de octubre.

La denuncia que condujo a la captura de Milton Ribeiro, también pastor de una iglesia evangelista, fue presentada en marzo pasado, cuando todavía era ministro de Educación, y le acusa de extorsionar a alcaldes y exigir coimas para liberar recursos de ese despacho.

La primera reacción de Bolsonaro, con la imagen corroída en los sondeos, que para octubre vaticinan una victoria del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, fue exigir que Ribeiro "responda por sus actos" si es culpable, pese a que cuando surgió la denuncia llegó a decir que no ponía las manos, sino "la cara en el fuego" por él.

Ahora admitió, sin embargo, que el caso puede salpicarle, aunque sostuvo que la detención de Ribeiro "prueba" que la Policía Federal "actúa" contra el delito y que el Gobierno, que lleva "más de tres años sin corrupción", no tolera irregularidades.

El asunto, de hecho, pasa muy cerca del palacio presidencial, al punto de que el escándalo fue destapado por un audio obtenido por el diario Folha de Sao Paulo, en el que Ribeiro decía que el propio "presidente de la República" pedía que "atendiera" a los pastores Gilmar Santos y Arilton Moura, ahora también arrestados.

También se supo que estos dos religiosos estuvieron al menos treinta veces en la sede del Gobierno y que la Presidencia llegó a poner el contenido de esas visitas bajo "secreto" durante "100 años", por unas alegadas cuestiones de "seguridad".

El jefe de la oposición en el Senado, Randolfe Rodrigues, movió ficha de inmediato y pidió instalar una comisión parlamentaria para investigar al Ministerio de Educación y otros posibles "negocios" que el Gobierno pueda tener con pastores evangélicos de las bases de ultraderecha que apoyan a Bolsonaro.

Rodrigues citó que, además de las coimas, los pastores ofrecían a los municipios ejemplares de la Biblia, cuya impresión habría sido financiada por el Ministerio de Educación, que tenían intercaladas en sus páginas interiores fotografías del entonces ministro.

Ribeiro fue el cuarto ocupante del Ministerio de Educación desde que Bolsonaro asumió el poder en 2019 con la convicción de que ese despacho era clave para derrotar al "marxismo cultural" que, en su opinión, se atrinchera en las escuelas y las universidades.

El escándalo en torno a Ribeiro ha sido el último surgido en ese ministerio. El pastor había asumido en julio de 2020 en lugar del economista Carlos Alberto Decotelli, quien renunció después de cinco días por denuncias de falsedades en su currículum.

Decotelli había sustituido a Abraham Weintraub, un agitador de ultraderecha que había dimitido un mes antes en medio de fuertes presiones de la base parlamentaria del Gobierno.

El primer ministro de Educación de Bolsonaro fue el filósofo colombiano naturalizado brasileño Ricardo Vélez Rodríguez, quien también impuso una fuerte carga ideológica a su breve gestión, que duró tres meses y acabó con su renuncia exigida por sectores del oficialismo.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente