Existen tan pocos bebés en el mundo que la crisis de mano de obra durará años

Encontrar nuevos talentos en el mercado laboral ya es un desafío enorme, entre las advertencias de una recesión inminente y las exigencias por parte de los trabajadores de salarios más altos, beneficios más sólidos y horarios flexibles.

Side view of new mother comforting her newborn while crying. Baby getting used to noises and lights in her first days of life outside the womb.
Existen tan pocos bebés en el mundo que la crisis de mano de obra durará años. Foto: Getty Images

La mala noticia es que, incluso si la economía vuelve a florecer tras el paso devastador de la pandemia y se adoptan modelos de trabajo enfocados a satisfacer las necesidades de los empleados, la escasez de mano de obra podría seguir siendo un problema colosal los próximos años.

Datos de Indeed y Glassdoor, dos de las más importantes plataformas de empleo, apuntan a un “cambio demográfico” que se traduce en la baja natalidad y, por tanto, disminución de la cantidad de personas en edad de trabajar (15 a 65). O sea, se teme que no hay suficientes bebés para cubrir la fuerza laboral de las próximas décadas.

Economistas de ambos sitios se basaron en proyecciones del Banco Mundial y analizaron la dinámica de empleo en varios países, mientras examinan cómo se desenvuelve la fuerza laboral en 2023 para predecir si continuará o no la tendencia a la baja.

“En un momento como este, con tantos titulares sobre despidos, tal vez se sienta un poco extraño hablar sobre los desafíos de contratación a largo plazo”, dijo a Bloomberg el economista jefe de Glassdoor, Aaron Terrazas.

“Pero la realidad es que es precisamente en momentos como este, cuando es fácil no ver los árboles por el bosque. Es fácil confundir lo cíclico a corto plazo con los desafíos estructurales a largo plazo en el mercado laboral”, agregó.

El número de muertes supera al de nacimientos

La disminución de personas en edad de trabajar se debe en parte al envejecimiento de la población, el número de muertes supera el de nacimientos y la reducción de la inmigración. Por ejemplo, en países como Estados Unidos y Reino Unido el crecimiento de la población está impulsado únicamente por la migración neta.

En ambas naciones, así como en Francia y Canadá, los expertos prevén una caída de la población en edad laboral de más del 3% entre 2026 y 2036. Durante ese mismo periodo, se teme que Alemania sufra una escasez de más del 7%.

El informe es más duro con las perspectivas demográficas de Japón, a las que calificó de “particularmente severas”, y pronostica que su población caerá de 128 millones en 2010 a menos de 100 millones para 2050.

“Sin una inmigración sostenida, un aumento en la productividad laboral o un enfoque en atraer trabajadores al margen de la fuerza laboral, estos países simplemente no tendrán suficientes trabajadores para satisfacer la demanda a largo plazo en los años venideros”, escribió Terrazas en el prólogo del informe.

Hay más vacantes que empleados

Incluso si todos los trabajadores calificados en los EEUU estuvieran empleados, dijo Forbes en agosto, aún habría hasta un 35% más de vacantes en sectores como el de fabricación de bienes duraderos.

Father working from home while holding toddler
Muchos problemas se podrían resolver prestando atención a los deseos y necesidades cambiantes de los empleados. Foto: Getty Images

La firma Deloitte, una de las cuatro auditoras más grandes del mundo, predijo en aquel momento una escasez de más de dos millones de trabajadores manufactureros estadounidenses para 2030, lo que representa un costo de oportunidad de $ 1 billón de dólares por año.

Según los datos de Deloitte publicados en agosto, existen todavía unos 40 millones de “baby boomers” activos, alrededor del 25% de la fuerza laboral total. A medida que se jubilan, los más jóvenes evitan los trabajos relacionados con la manufactura y se inclinan hacia la tecnología, la atención médica y oportunidades con compensaciones más atractivas.

Las alarmas sobre la baja natalidad -o escasez de bebés- fueron noticia a finales del año pasado, cuando Elon Musk advirtió que la civilización se derrumbará “si la gente no tiene más hijos”. “Recuerden mis palabras”, remató.

“No hay suficientes personas”

Sus declaraciones se dieron en un evento del Wall Street Journal mientras promocionaba un androide de Tesla que realiza trabajos duros. Solo un ejército de bots, dijo, puede satisfacer la necesidad corporativa de trabajadores dispuestos a trabajar sin descanso, comidas o quejas.

“La restricción fundamental es la mano de obra”, señaló Musk. “No hay suficientes personas. No puedo enfatizar esto lo suficiente: no hay suficientes personas. Uno de los mayores riesgos para la civilización es la baja tasa de natalidad”.

Pero, como bien recomienda el informe de Indeed y Glassdoor, muchos problemas se podrían resolver prestando atención a los deseos y necesidades cambiantes de los empleados, quienes se preocupan más por la cultura de una empresa y sus iniciativas de diversidad e inclusión.

Entonces, mantenerse competitivos en un mercado laboral desafiante significa que los empleadores deben mantenerse al día con las demandas de los trabajadores.

“Más allá de un salario competitivo, ofrecer a los empleados beneficios de primer nivel, una cultura empresarial positiva y atractiva y el compromiso con las iniciativas de inclusión seguirá siendo increíblemente importante para ayudar a ganar talento en un mercado laboral competitivo y cambiante”, insiste el documento.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

¿Cómo saber si es el momento de renunciar a tu trabajo?