Benavent confirma su cambio de estrategia y dice que manipuló las grabaciones

·4 min de lectura

València, 4 may (EFE).- El exgerente de la empresa de la Diputación de Valencia Imelsa y autodenominado "yonqui del dinero", Marcos Benavent, ha confirmado este miércoles su cambio de estrategia y ha asegurado en su declaración ante el juez que manipuló las grabaciones que dieron origen a una de las macrocausas judiciales sobre corrupción más extensas de cuantas han surgido en la Comunitat.

Benavent ha declarado como procesado en la segunda sesión del primer juicio abierto por supuesta prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad en documento mercantil, fraude en la contratación y blanqueo de capitales en la empresa pública Imelsa, que dirigió bajo la presidencia de Alfonso Rus (PP) en la Diputación de Valencia.

El caso Imelsa, que posteriormente ha tenido derivadas en el Ayuntamiento de València y la Generalitat, se inició con las grabaciones que realizó Benavent y que fueron entregadas a la Justicia por su exsuegro en 2014.

Prácticamente durante toda la instrucción Benavent colaboró con la Fiscalía Anticorrupción para el esclarecimiento de los hechos, pero tras cambiar de abogado, ahora afirma que dichas grabaciones son un montaje.

"Quiero pedir perdón a tanta gente a la que le hice daño con mis declaraciones, fueron en circunstancias manipuladas por mí, en connivencia con mi exdefensa y la Fiscalía, porque se me prometieron rebajas sustanciales de pena y de no ingreso en prisión".

"Era contestar a todo que sí, 'dije que sí a todo, el objetivo era perjudicar a la mayor cantidad de gente posible, partidos, empresas, empresarios, cuanto más grande sea esto mejor para todos', me dijeron", ha agregado Benavent.

En el transcurso de su declaración también ha afirmado que el registro del despacho de su anterior abogado "fue ilegal" (en ese despacho se hallaron los conocidos como 'papeles del sirio', que sustentan la causa judicial contra el expresident de la Generalitat y exministro Eduardo Zaplana).

Y se ha referido de nuevo al caso Erial, que afecta a Eduardo Zaplana, sin que nadie le preguntase por el asunto: "Recuerdo cuando me citaron a declarar tras la detención de Zaplana. No había dormido en toda la noche, no estaba en condiciones de declarar nada. He recibido presiones de ese tipo, una detrás de otra durante seis años, tenía que decir que sí a todo, me sentí obligado a declarar, por decirlo de alguna forma".

Para Benavent, las grabaciones eran un "seguro de vida" que conservaba en un ordenador en el chalet de su suegro, y ha explicado que, tras divorciarse, no se las entregaron.

"Yo grababa con un Nokia, un modelo que tenía tarjeta de memoria, y también con una grabadora de cinta normal. Yo cortaba y pegaba lo que me interesaba, nadie sabía que era grabado, y provoqué que dijeran lo que me interesaba", ha explicado.

Por otra parte, el exalcalde de Moncada y ex vicepresidente de la Diputación de Valencia con el PP, Juan José Medina, ha negado que esta empresa pública abonase gasto alguno en las campañas del PP de la provincia de Valencia, y que existiese una caja B en el partido.

Medina ha negado también que fuese Benavent quien le habló de la firma de comunicación Thematica Events, y ha explicado que empezó a trabajar con esta firma -supuestamente gestionada en la sombra por Benavent- tras considerar aceptable su presupuesto.

El fiscal le ha llamado la atención y le ha explicado que esto no fue lo que declaró en la fase de instrucción, a lo que Medina ha respondido que: "he perdido mi casa, he recogido todos mis trastos para ir a un pequeño apartamento, han salido papeles, he recordado historias..., yo solo hablé una vez con Barat (administrador de Thematica), vino con un presupuesto muy elevado, después ya hablé con personas contratadas en su empresa, que eran las que nos mandaban las pruebas de publicidad, etc..".

En la vista de hoy se ha producido una nueva confesión, que se suma a las dos que se produjeron ayer (de un total de nueve procesados), se trata de José Antonio Toledo, responsable de la empresa Scope Producciones, que colaboró con Thematica Events en varios eventos.

Según detalla el fiscal en su escrito de acusación Scope facturó a Imelsa cerca de 90.000 euros, 50.000 de los cuales fueron a parar a Thematica en una operativa similar a la descrita ayer por otros dos empresarios.

En este sentido, José Antonio Toledo ha confirmado que fue García Barat quien le indicó que no facturase a Thematica, sino a Imelsa. "Nos dijo que era su cliente final. A veces pasa que otras productoras que son intermediarias nos dicen eso. Nos pareció lógico y no vimos que había gato encerrado".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente