Excompañero de guerrilla de Ortega es juzgado tras protestar en Nicaragua

El maratonista, quien ha sido capturado en seis ocasiones desde el estallido social de abril, se encuentra en una celda de la cárcel "El Chipote", señalada en los últimos diez años de ser un centro de torturas de la Policía de Nicaragua. EFE/Archivo

Managua, 6 dic (EFE).- Un excompañero de guerrilla del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, es juzgado a partir de hoy en Managua, tras haber participado en protestas contra el gobernante.

El coronel en retiro Carlos Brenes, quien luchó junto a Ortega para derrocar al dictador Anastasio Somoza Debayle en la década de 1970, enfrenta juicio por los delitos de terrorismo, crimen organizado, entorpecimiento de servicios públicos y daño agravado, informó el Gobierno, a través de medios oficialistas.

Brenes, de 63 años, fue fundador del extinto Ejército Popular Sandinista (EPS), actualmente Ejército de Nicaragua.

El coronel retirado supuestamente cometió los delitos mientras participaba en protestas contra Ortega en el departamento (provincia) de Carazo, en la zona Pacífico de Nicaragua, entre abril y julio pasado.

Junto a Brenes son acusados los mayores en retiro de las Fuerzas Armadas Tomás Maldonado Pérez y Roberto Danilo Samcam, este último en ausencia.

Los militares retirados forman parte de una lista de 610 personas que organismos humanitarios consideran "presos políticos".

El Gobierno ha informado de 273 reos, que califica de "terroristas", "golpistas" y "delincuentes comunes".

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos locales cuentan hasta 545 muertos, de los cuales el Gobierno reconoce 199.

Ortega no reconoce responsabilidades y afirma que venció un intento de "golpe de Estado".

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, tras 11 años de Gobierno.