La excesiva ingesta de grasa saturada en niños aumenta las cardiopatías de adulto

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 23 feb (EFE).- La ingesta de grasa saturada en la población infantil española es más elevada de lo recomendado por las autoridades sanitarias europeas, según un estudio promovido por la Fundación Española de Nutrición, que relaciona este consumo excesivo con mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular en la edad adulta.

Sin embargo y según el Estudio Nutricional en Población Infantil Española (EsNuPi), la población infantil no alcanza las recomendaciones de consumo de ácidos grasos saludables esenciales para un correcto crecimiento, como es el caso del omega-3 DHA, considerado fundamental para el desarrollo cognitivo y visual en la infancia.

En la presentación del estudio la profesora de Pediatría y coordinadora de la Unidad de Nutrición Pediátrica del Complejo Hospitalario de la Universidad de Santiago de Compostela, Rosaura Leis, ha apelado a "modificar" la mesa familiar ya que si los datos siguen como hasta ahora los niños tendrán "peor calidad de vida que sus padres y sus abuelos".

El estudio, también impulsado por la Federación Iberoamericana de Nutrición (Finut), fue realizado antes del inicio de la pandemia y se basa en una muestra de 1.514 niños con edades comprendidas entre uno y diez años y residentes en población urbana no vegana.

El 62,4 por ciento de los niños estudiados reside en municipios de 50.000 a 300.000 y el 37,6 por ciento en municipios de más de 300.000.

Según este trabajo, presentado por el presidente de FEN y Catedrático de Nutrición, Gregorio Varela-Moreiras, la ingesta de energía, proteínas, sal y potasio es elevada en la población infantil mientras que la de fibra es baja y en algunos nutrientes (ácido a-linolénico, hierro, vitamina D y yodo) existe población en riesgo por ingesta insuficiente.

La investigación también pone de manifiesto que los niños que consumen leches infantiles enriquecidas tienen ingestas "significativamente mayores" de omega-3 DHA (hasta 4,5 veces más) que los del grupo de población general.

El perfil de esta leche está modificado con menos grasas saturadas y más ácidos grasos saludables y fundamentales para el desarrollo en la infancia.

Según el estudio esta leche enriquecida "un excelente vehículo para mejorar la ingesta de determinantes nutrientes críticos en diferentes etapas de la vida".

Por su parte, el presidente de Finut y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular, Ángel Gil, ha recordado que un 40 por ciento de la población infantil se mueve entre el sobrepeso y la obesidad, que en un 90 por ciento se traslada a la vida adulta y es causa de enfermedad cardiovascular.

Gil ha insistido en que la causa de mortalidad por enfermedad cardiovascular "empieza muy pronto, en la infancia".

Estos expertos han coincidido en que los hábitos alimenticios familiares se consolidan en los diez primeros años de vida y persisten en la vida adulta por lo que han apelado a aprovechar la etapa de pandemia para elegir una buena dieta, optar por el consumo de proximidad, mirar el etiquetado y construir un menú saludable dentro de la familia.

(c) Agencia EFE