Excandidata es imputada en relación a dos muertes violentas en Bolivia

En la imagen, el líder cívico cruceño Luis Fernando Camacho (d), junto al potosino Marco Pumari (i). EFE/Martin Alipaz/Archivo

La Paz, 26 nov (EFE).- La excandidata del Movimiento al Socialismo (MAS) Deisy Choque se enfrenta a una imputación como coautora de homicidio por la muerte de dos hombres en choques entre partidarios y detractores de Evo Morales, informó este martes la Fiscalía General del Estado de Bolivia.

Las declaraciones de testigos, un informe policial y unas fotografías son las pruebas en su contra, según un comunicado de la fiscalía, después de que fuera detenida el pasado domingo en la región oriental de Santa Cruz.

LA ACUSACIÓN DE LA FISCALÍA

La que fuera candidata por el partido de Morales está acusada de supuestos delitos de homicidio, organización criminal e instigación pública a delinquir, en relación a unos enfrentamientos el pasado 30 de octubre en los que fallecieron dos hombres por disparos.

El Ministerio Público solicita la detención preventiva por su supuesta participación en esos hechos en la ciudad oriental de Montero, al advertir riesgos procesales como el peligro de fuga y obstaculización de la investigación.

Al parecer, la acusada "habría realizado una reunión en su domicilio en la que participaron aproximadamente veinte jóvenes" el día antes de las muertes, de acuerdo con la fiscalía

La reunión, añade el comunicado, supuestamente tenía "la finalidad de organizar el desbloqueo en el municipio de Montero y defender los resultados de la elecciones generales" del 20 de octubre, en las que fue proclamado ganador Evo Morales.

Al acudir a levantar un bloqueo en una carretera por parte de detractores de Morales, que denunciaban fraude electoral a favor del entonces presidente, "se suscitaron enfrentamientos en el Puente de La Amistad y en el barrio Cofadena de ese municipio, dejando como saldo dos personas fallecidas", de acuerdo a la fiscalía.

LA VIOLENCIA EN BOLIVIA

La violencia desde los comicios, que han sido anulados, deja al menos 33 muertos y más de 800 heridos, según la Defensoría del Pueblo de Bolivia.

La mayoría de las muertes se produjeron por disparos en operativos militares y policiales en movilizaciones a favor de Morales, entre los pasados 15 y 19 de noviembre.

El día después de las elecciones del 20 de octubre comenzaron las protestas a raíz de denuncias de fraude a favor de Evo Morales, quien fue proclamado ganador para un cuarto mandado consecutivo.

El pasado 10 de noviembre la Organización de Estados Americanos constató en un informe graves irregularidades en esos comicios y Morales anunció su renuncia, forzado por las Fuerzas Armadas, para al día siguiente salir hacia México, donde está asilado.

La renuncia es calificada de "golpe de Estado" por varios Gobiernos y políticos latinoamericanos.

Otros países han reconocido al Ejecutivo interino de Jeanine Áñez y parte de la comunidad internacional ha instado al diálogo sin pronunciarse sobre la crisis política.