Evergrande: una historia de apalancamiento financiero a punto de caer

·7 min de lectura

Hace 4 años el presidente de Evergrande, Hui Ka Yan, luchaba contra Jack Ma, presidente de Alibaba, por ser el hombre más rico de Asia. Pero con la crisis desatada hace unas semanas sobre la firma, no parece contar con la ayuda de sus amigos magnates ni del gobierno chino para salvarle del colapso tras una historia de apalancamiento financiero según indican desde Bloomberg News.

Hui Ka Yan había luchado por salir de la pobreza en las zonas rurales de China para convertirse en el presidente de una de las compañías inmobiliarias más grandes del mundo. Sin embargo, hoy en día no encuentra el apoyo de nadie para salvarle de esta difícil situación con un pasivo de 305.000 millones de dólares.

"No hay ningún interés en rescatarlo", dijo Desmond Shum, cuyo libro sobre sus tratos con las élites políticas de China, "Red Roulette", describe cómo una vez fue de compras con Hui para un superyate. "En la situación en la que se encuentra ahora, no creo que ninguna conexión política vaya a rescatarlo".

Uno de sus aliados y colega multimillonario, Zhang Jindong, perdió el control de la rama minorista de su conglomerado Suning cuando recibió un rescate respaldado por el estado en julio, en parte porque ayudó a Hui durante una situación difícil.

El imperio de Hui en una de las víctimas del gobierno de Xi Jinping para frenar los excesos de los conglomerados alimentados por la deuda y desactivar el riesgo inmobiliario en el país. Evergrande y sus compañías afiliadas se construyeron a través de una combinación agresiva de emisión de deuda en dólares, venta de acciones, préstamos bancarios y financiamiento en la sombra, vías de financiamiento que han sido prácticamente cortadas. Ahora se enfrente, como mínimo, a una reestructuración de deuda que podría ser la más grande de China.

Chinese Estates Holdings Ltd., controlada por la familia del magnate inmobiliario y compañero de póquer Joseph Lau, ha estado vendiendo acciones de Evergrande y dijo que podría deshacerse de toda su participación.

Mientras tanto, Hui sigue a cargo de la firma y se lo ha visto en la celebración del centenario del Partido Comunista en la Plaza de Tiananmen en julio. Además, el mes pasado firmó una declaración pública enfatizando la importancia de terminar la construcción de las propiedades vendidas.

La falta de apoyo público y los 15 mil millones de dólares que lleva perdiendo este año obligan a Hui a intensificar los esfuerzos para salvar su imperio como vender participaciones en sus activos más preciados como vender una participación mayoritaria en su unidad de servicios inmobiliarios a otro desarrollador controlado por la familia multimillonaria Chu.

¿Cómo construyó su imperio?

Hui fundo Evegrande en 1996 en Guangzhou, al sur de China, y construyó un coloso que equivale cinco veces el tamaño de Manhattan. Además ha invertido en otros activos como equipos de fútbol y voleibol, agua embotellada, entretenimiento en línea, banca y seguros. Incluso prometió eclipsar a Elon Musk.

Su fortuna personal aumentó a 42 mil millones de dólares en su punto máximo en 2017. Su participación mayoritaria en Evergrande significó que se benefició generosamente de los dividendos, embolsándose 8 mil millones de dólares solo desde 2011, según cálculos de Bloomberg.

Hui se aseguró de alinear su negocio con áreas que encajaban con las prioridades del Partido Comunista, particularmente Xi, desde convertir al país en un líder tecnológico global hasta ganar la Copa del Mundo. Es miembro del Comité Consultivo Político, que ayuda a asesorar al gobierno sobre políticas. En 2018, fue incluido en una lista oficial de 100 emprendedores destacados.

Hui ha promocionado los millones de trabajos que ha generado y los miles de yuanes que ha pagado en impuestos. Sin olvidar que ha sido considerado como filántropo, encabezando la lista china de Forbes por sus donaciones.

"Todo en Evergrande es del partido, el país y la sociedad. Por eso, debemos asumir la responsabilidad social", ha declarado Hui.

Pero la preocupación por el aumento de la deuda también crecía. En 2018 había aumentado a más de 100 mil millones de dólares. Ese mismo año el Banco Central de China señalaba el potencial riesgo sistémico para el sistema financiero junto con HNA Group, Tomorrow Holding Co. y Fosun International Ltd.

Hui se comprometió a reducir su dependencia al apalancamiento recurriendo a amigos y contactos corporativos para recaudar dinero.

Sus compañías obtuvieron alrededor de 3.6 mil millones de dólares en transacciones desde 2018 con los imperios inmobiliarios administrados por otros tres magnates chinos, miembros del llamado Big Two Club debido a su afición por un juego de póquer del mismo nombre. Entre ellos se incluye a Lau de Chinese Estates. Entre sus inversiones se encuentran la compra de participaciones en las unidades de servicios inmobiliarios y de automóviles eléctricos de Hui, así como una plataforma de ventas en línea.

Pero la presión siguió y la firma acudió a préstamos en la sombra, financiamiento no bancario que representó casi un tercio de la deuda de Evergrande en 2019. Tras ser detectado por los reguladores se impidió nuevos préstamos con su política de “tres líneas rojas” para limitar el apalancamiento.

Esto conllevó a generar una crisis de liquides en 2020:

  • Una lista fallida de puerta trasera para la unidad continental de Evergrande la dejó en el anzuelo por hasta 20 mil millones de dólares en reembolsos a los inversores

  • Una carta filtrada de Evergrande al gobierno provincial de Guangdong (documentos que la compañía dijo que fueron fabricados) advirtió que la compañía enfrentaba un incumplimiento potencial que podría afectar al sistema financiero

Esto último se salvó gracias al apoyo de funcionarios locales evitando la mayoría de los reembolsos.

Pero la crisis no cesó y los proveedores tomaron medidas por las facturas impagas como congelar activos o paralizar proyectos. El apoyo local disminuyó y se incremento con la decisión de Xi Jinping de reprimir al sector inmobiliario. Se rumoreaba que los funcionarios instaban a Hui a resolver la deuda lo antes posible.

Sin señales de ayuda

Hu Xijin, editor en jefe del tabloide estatal Global Times, dijo en una publicación de Weibo el mes pasado que empresas como Evergrande no pueden ser "demasiado grandes para fracasar" una vez que explotan. "Deben tener la capacidad de salvarse a través del mercado", dijo.

“Un gran rescate enviaría el mensaje equivocado cuando Xi está tratando de controlar a los multimillonarios y cerrar la brecha de riqueza de la nación”, dijo Donald Low, director del Instituto de Estudios de Mercados Emergentes de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong.

"Rescatar a Evergrande crea un riesgo moral, aumenta la probabilidad de más atracones de deuda como la de Evergrande y, quizás lo más importante, socava los esfuerzos del presidente para promover la prosperidad común, ya que un rescate sería visto, correctamente, como un subsidio masivo para los ricos", dijo Low.

Mientras la ayuda no llega, Hui busca formas de encontrar el efectivo para los reembolsos a los acreedores. Desde inversores minoristas que exigen el pago de unos 40.000 millones de yuanes en productos de inversión de alto rendimiento Evergrande, hasta 1.6 millones de compradores de vivienda que depositan en apartamentos que aún no se han construido, así como los bonistas.

La empresa es el mayor emisor de bonos basura de Asia y las firmas de calificación internacionales han rebajado repetidamente la deuda a medida que aumentaba la preocupación de que incurriera en incumplimiento.

Evergrande acordó el mes pasado vender parte de su participación en un banco continental al gobierno local en un acuerdo que, según S&P Global Ratings, marcó el primer paso hacia la solución de la crisis de liquidez de la empresa. También negoció la venta de una participación del 51% en su unidad de servicios inmobiliarios a Hopson Development Holdings Ltd., informó Cailian el 4 de octubre.

"Si pueden vender esta unidad con éxito, les ayudará a pagar las deudas a corto plazo, pero también limitará el crecimiento futuro de la empresa", dijo Kenny Ng, estratega de Everbright Sun Hung Kai Co.

La presión está lejos de reducirse, la firma no ha dado indicios de que vaya a pagar dos cupones de bonos en dólares recientes. A pesar de que los reguladores alentaron a la firma a resolverlo cuanto antes, sin olvidar que se ha atrasado en los pagos de intereses de al menos dos de sus principales acreedores bancarios.

Una fuerza laboral cada vez más reducida significa que "China debe depender exclusivamente de la productividad para el crecimiento económico", dijo Alejandra Grindal, economista en jefe de Ned Davis Research. “Una empresa inmobiliaria improductiva y sobre apalancada, como Evergrande, no es propicia para una perspectiva productiva”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente