Eva Orúe quiere implicar a instituciones como el Prado en la Feria del Libro

Madrid, 15 ene (EFE).- La Feria del Libro de Madrid tiene que modernizarse y es la tarea que afronta Eva Orúe, la primera mujer al frente de esta cita literaria en sus 80 años de historia, que quiere extenderla e implicar a las instituciones culturales del "Paisaje de la luz" para que no sea un encuentro "encerrado en sí mismo".

"Que no parezca que la feria es una seta que sale en el Retiro durante los 17 días y desaparece sin causar alguna ola en las instituciones y las personas que tiene alrededor", ha explicado Eva Orúe (Zaragoza, 1962) en una entrevista con Efe, en la que ha insistido en que no se trata de sacar actividades del parque madrileño: "se trata de que esas instituciones durante esos días miren a la feria".

"Y si podemos llegar más allá del Paisaje de la Luz, pues perfecto", ha señalado.

Instituciones como el Museo del Prado, el Reina Sofía o el Thyssen, que forman parte del conocido como "Paisaje de la Luz", reconocido como Patrimonio Mundial de la Unesco, y que junto a otras como el Círculo de Bellas Artes, la Casa de América o la Casa Árabe son las que la nueva directora de la Feria del Libro quiere implicar en su celebración.

Y también que la feria no se apague tras su celebración sino que el resto del año desarrolle actividades: "No estoy hablado de hacer más ferias o ferias nuevas, sino de que la feria tenga presencia en actos culturales relacionados con el sector del libro a lo largo del año", sostiene Eva Orúe.

La próxima edición de la Feria del Libro de Madrid, que se inaugurará el próximo 27 de mayo, no tendrá país invitado pero sí dedicará una "atención especialísima" a América Latina y a Portugal, ha desvelado su directora, que también ha adelantado que se celebrará un homenaje a la escritora Almudena Grandes, fallecida el pasado 27 de noviembre.

Porque para Orúe, Almudena Grandes "era la Feria": "no solamente porque era una escritora de éxito sino porque era una escritora que iba a aquellas librerías que se lo pedían" y ayudaba a las que se lo pedían.

Para Orúe la "modernización" de la feria es también "una necesidad imperiosa", pese a que se trate "esencialmente" de un evento mercantil en el que los "libreros y editores van a ofrecer su mercancía y venderla".

"Y esa actividad comercial es irrenunciable y se seguirá haciendo en el Retiro, que es un espacio magnífico. Pero la feria tiene que modernizarse y tiene que estar a la altura de su fama, tiene que salir un poco del Retiro y tiene que llegar a madrileños que a lo mejor hasta ahora no se han acercado al parque por lo que sea, tenemos que buscar más público", ha añadido.

En este sentido, esta modernización está enfocada hacia las herramientas de comunicación nuevas que, según palabras de Orúe, "dan una oportunidad única para llegar a todo Madrid y mucho más allá". "Las redes sociales -matiza- es la opción más evidente, tenemos que trabajarlas mejor y conseguir complicidades".

"Tenemos que lograr que Madrid tenga una presencia mayor en el circuito de ferias y que sea entendida por lo que es, que es la principal feria popular del libro en el ámbito del español. No podemos compararla con Fráncfort o con Guadalajara, pero que ninguna recibe tantos lectores como Madrid es una evidencia", ha puntualizado.

La nueva directora de la Feria del Libro de Madrid ha adelantado también que con el objetivo de demostrar que esta cita es además un "polo de atracción turística" se está haciendo un estudio que va a "mostrar cuáles son las bondades turísticas para la ciudad de Madrid y qué supone para los sectores que se mueven alrededor de la feria".

Respecto a las críticas surgidas durante la pasada edición por la colocación de algunos pequeños editores en casetas que, según ellos, tenían menos visibilidad para que accedieran los compradores, Orúe ha reconocido que ella también se quejó "como tantos de algunas cosas que estaba ocurriendo".

Pero, en realidad, "tenía mucho sentido si pensamos que la organización de la feria trabajó siguiendo los consejos de la Consejería de Sanidad, a poco que te lo expliquen lo puedes entender, pero eso no quiere decir que no haya gente descontenta porque había algunos expositores que se vieron perjudicados por la colocación en la feria", ha indicado.

"El plan de ataque es volver a la feria original, que es la idea que tenemos este año; entiendo que esas quejas desaparecerán. Pero siempre habrá gente que se queje", ha puntualizado.

También ha hecho referencia a las tradicionales colas de lectores: "es un clásico y no se ha encontrado todavía una solución buena y probablemente no existe. Es verdad que cuando vienen 'youtubers', 'influencers', actores o concursantes televisivos genera más afluencia de público que desbordan con mucho las que causan los mejores escritores. Habrá que convivir con eso e intentar que no se molesten, pero excluir a unos no parece razonable".

Aunque confía en que se pueda celebrar una feria normal, habrá que contemplar la posibilidad de que, por razones sanitarias, haya que adoptar restricciones: "habrá que tenerlo previsto y contar con la complicidad de todos aquellos que participan en la feria", ha concluido.

Carmen Naranjo y Pilar Martín

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente