Euskadi avanza en un proyecto integral para menores víctimas de abuso sexual

·2 min de lectura

Vitoria, 13 may (EFE).- Euskadi quiere estar a la cabeza de Europa en la gestión, prevención y tratamiento de los abusos sexuales a menores y con ese objetivo avanza en el desarrollo del programa piloto Barnahus, que busca dar una atención integral a estas víctimas y hacer aflorar una realidad de "dimensiones todavía desconocidas".

Este viernes ha tenido lugar una nueva reunión del equipo de profesionales encargado de adaptar al País Vasco el proyecto Barnahus, casa de los niños en islandés, que surgió en 1998 en ese país y que aglutina en un mismo espacio la labor coordinada de todos los servicios y agentes implicados en un caso o sospecha de abuso sexual infantil, desde policías, hasta educadores, jueces y asistentes sociales.

En España solo funciona en Cataluña y Vitoria ha sido la ciudad elegida para acoger la primera Barnahus vasca. El encuentro de este viernes ha tenido lugar en el espacio que albergará este lugar, cuyas obras de acondicionamiento se espera que estén finalizadas a finales de este año, según ha explicado la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal.

Ha precisado que actualmente existen en Euskadi más de 600 puntos para la detección y atención inicial de posibles casos de violencia sexual infantil y el menor tiene que pasar por media decena de servicios diferentes y narrar de "forma reiterada su dolorosa experiencia", lo que dificulta su proceso de recuperación y genera un "daño adicional".

Ahora se quiere derivar a estas víctimas a este espacio, que aglutinará a todos los profesionales que les atienden, de forma que los menores podrán relatar su historia para que sirva como prueba en un juicio y evite que tengan que repetir lo vivido en diferentes instancias.

Esto permitiría que la víctima no tenga que asistir a la vista judicial, si el tribunal así lo estima, y evitaría la "victimización secundaria" derivada de declarar varias veces, ha dicho la magistrada Eneida Arbaiza, presente en este encuentro.

La consejera ha indicado que siete de cada 10 casos abiertos por abuso sexual infantil no llegan a juicio por falta de pruebas y que el modelo Barnahus, que ya se aplica en otros puntos de Europa, ha logrado "duplicar y hasta triplicar el número de arrestos, enjuiciamientos y condenas" por la labor coordinada de todos los agentes.

El proyecto piloto de Vitoria cuenta con el apoyo técnico de Save The Children y estará sometido a un proceso de evaluación continua para conocer el impacto logrado.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente