Euskadi adelanta el cierre de la hostelería a la una de la madrugada

·2 min de lectura

Vitoria, 22 jul (EFE).- Euskadi adelantará a la una de la madrugada el cierre de la hostelería desde mañana y hará necesario el uso de la mascarilla en entornos urbanos transitados.

Estas son algunas de las decisiones adoptadas en la reunión del consejo asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi, presidido por el lehendakari, Iñigo Urkullu, celebrada el segundo día consecutivo en el que se registra la cifra más alta de contagios de toda la pandemia.

El lehendakari ha anunciado que mañana se publicará y entrará en vigor el nuevo decreto que contiene cuatro medidas nuevas, que se adoptan después de que Urkullu haya estado reclamando al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que la mascarilla vuelva a ser obligatoria al aire libre y medidas para dotar a las autonomías de "un marco de seguridad jurídica suficiente" que permita limitar la movilidad nocturna y el número de personas por reunión.

En primer lugar se adelanta de las dos a la una de la madrugada el cierre de todas las actividades culturales, sociales y la hostelería.

Además se reducen los aforos en recintos según su capacidad y en general, en cualquier tipo de aglomeración de personas sin que haya un organizador se deberá mantener la distancia interpersonal de 1,5 metros.

En segundo lugar, el uso de la mascarilla será preceptivo siempre que no pueda mantenerse de manera constante la distancia interpersonal de 1,5 metros (así lo recoge la normativa vigente y que ayer fue refrendada en el Congreso de los Diputados).

Urkullu ha recordado que en la hostelería sigue siendo obligatoria, tanto en el interior como en el exterior del establecimiento, excepto en el momento de la ingesta.

Respecto a las actividades deportivas, no será necesario usarla en entornos periurbanos o zonas rurales, pero sí ponérsela cuando se pasee por la playa.

El tercer aspecto nuevo que recogerá el decreto son las denominadas "obligaciones cívicas de responsabilidad", en las que se indica que una persona contagiada o que sea contacto estrecho de un positivo "tiene la obligación de colaborar" con los rastreadores y cumplir el confinamiento.

A todo ello se suma un cuarto punto dedicado a los "llamamientos cívicos", en los que se insta a una autolimitación voluntaria de la movilidad entre la 01.00 y las 6.00 de la madrugada, no sobrepasar las reuniones de seis personas no convivientes y llevar a cabo un autoconfinamiento desde que alguien note los primeros síntomas de la enfermedad, además de colaborar con los servicios sanitarios.

"El exceso de relajación es nuestro peor criterio de actuación", ha advertido el lehendakari, quien ha puesto de relieve que la pandemia "no ha acabado" y que este "virus criminal" sigue ahí todavía, por lo que ha pedido "un esfuerzo más a la ciudadanía".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente