Eurovisión podría ser en España en 2023 después de todo

·4 min de lectura

Ucrania era la favorita para ganar Eurovisión 2022 entre las apuestas previas a la ceremonia del sábado 14 de mayo. Y no se equivocaban. La Orquesta Kalush arrasó en el concurso musical sumando 631 puntos, alcanzado la victoria por encima de Reino Unido (466) y España (459), gracias a su pegadiza canción Stefania y el sentimiento de simpatía generalizado en el continente a raíz del conflicto bélico que vive en su territorio ante la invasión de Rusia.

Sin embargo, si cada país ganador debe servir como anfitrión en la gala del año siguiente, ¿cómo haría Ucrania para cumplir con este requisito si Putin continúa con el ataque? Pues precisamente aquí es donde España podría cumplir un rol decisivo.

Los ucranianos, flamantes ganadores de Eurovisión 2022. (Foto: MARCO BERTORELLO/AFP vía Getty Images)
Los ucranianos, flamantes ganadores de Eurovisión 2022. (Foto: MARCO BERTORELLO/AFP vía Getty Images)

Tradicionalmente, el país que gana Eurovisión se hace cargo de elegir una ciudad y celebrar la siguiente ceremonia. Es decir, si este año la gala tuvo lugar en Turín fue porque Italia ganó el concurso de 2021 con Maneskin y la canción Zitti e buoni. No obstante, no se puede elegir una ciudad cualquiera o la que mejor convenga al país anfitrión, sino que se deben cumplir ciertos requisitos como contar con un aeropuerto internacional cercano, acomodación hotelera para unos 2.000 delegados, además de periodistas y espectadores. Y, sobre todo, tener un espacio de eventos que pueda albergar a unas 10.000 personas.

Unos requisitos que, viendo la situación actual de Ucrania, se antojan difíciles de cumplir en menos de un año. Y es que si bien el país se hizo cargo de celebrar la ceremonia de 2005 y 2017 en Kiev, en la actualidad no sería una zona segura para recibir un evento de estas características ante la amenaza constante de Rusia desde el sur y el este. Y teniendo en cuenta la labor de reconstrucción que tienen por delante y que Rusia no cesa en sus intentos, no resulta descabellado imaginar que no podrían hacerse cargo en esta ocasión.

Y aquí es donde España podría entrar en juego, dado que no sería la primera vez que un país delega la labor a otro. La última vez que sucedió fue en 1980, cuando Israel rechazó celebrar la ceremonia después de haber ganado el concurso por segundo año consecutivo en 1979. La cadena de televisión nacional, IBA, no podía hacerse cargo económicamente de nuevo y el gobierno declinó extender más su presupuesto. En aquella ocasión, Holanda se hizo cargo del evento en la ciudad de La Haya.

Un vocero de Eurovisión dijo a Metro en 2018 que “si surgiera una situación en la cual una cadena no pudiera cumplir los requisitos siempre hay planes de contingencia”. Y España podría ser uno de ellos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

El Confidencial comunicó hace unos días que RTVE ya habría ofrecido su ayuda a las autoridades ucranianas, trasladando así el próximo concurso a España. Al parecer, la propuesta de la cadena nacional tendría el respaldo de su presidente, José Manuel Pérez Tornero, y es probable que hayan discutido la oferta en la reunión técnica que tuvo lugar el viernes previo a la gala con la Unión Europea de Radiodifusión (UER). El mismo medio apunta que, si España llegara a servir de escenario para Eurovisión 2023, sería difícil que se celebre en Benidorm siguiendo la tradición recuperada este año como sede de elección del representante español, debido al aforo de sus espacios de eventos. Sin embargo, Joan Ribó, el alcalde de Valencia, habría ofrecido su ciudad a cambio.

A su vez, la ciudad de Estocolmo, Suecia, también se habría ofrecido como candidata para servir de anfitrión en lugar de Ucrania, al igual que Islandia.

Lo cierto es que hace 53 años que España no celebra Eurovisión en tierras nacionales. La primera y única vez fue en 1969 a raíz de la victoria de Massiel con La, la, la un año antes. Y si tenemos en cuenta la pasión eurovisiva que se vive en el territorio, la conversación que genera y los miles de fans que congrega ante el televisor cada año, podríamos estar ante uno de los eventos más importantes que España podría celebrar en 2023. Sería, en pocas palabras, la mayor ilusión de muchos fans españoles por fin hecha realidad y una manera de facilitar opciones a Ucrania en un momento complicado para hacerse cargo de la responsabilidad de la ceremonia.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente