Europa vive un 'veroño', un calor inquietante que no acaba

Gaizka Iroz AFP

Con treinta grados al amanecer en España y un anormal tiempo cálido más al norte, Europa experimenta temperaturas excepcionalmente elevadas después de un verano marcado por sucesivas olas de calor, señal de la aceleración del impacto del cambio climático.

"Aunque todavía no ha terminado el mes, ya podemos prácticamente dar por seguro que va a ser el mes de octubre más cálido (en España) desde 1961", cuando comenzó la serie estadística, indica alarmado Rubén del Campo, portavoz de la agencia española de meteorología (Aemet). "E, incluso, con reconstrucciones climáticas, podría serlo de los últimos cien años", agrega.

"Un día, dos" por encima de los 30 grados, "es normal" en España, país acostumbrado a temperaturas más altas, pero "tantos días, no (...) Son valores prácticamente de verano ya bien entrado el otoño", señala Del Campo.

A las 08H30 del viernes, la estación meteorológica del aeropuerto de San Sebastián, ciudad del País Vasco (norte), acostumbrada a un clima más frío, marcaba 30,3 ºC.

Esa región ha sufrido incendios forestales los últimos días y sus autoridades han prohibido, como en verano, hacer parrillas o lanzar fuegos artificiales, dado el alto riesgo de que se originen fuegos.

Para Rubén del Campo, este episodio de "veroño", contracción de verano y otoño, es otra señal de que el cambio climático "se acelera y, además, de manera notable" desde hace una década en el país, el más expuesto de Europa a la desertificación.

Según un informe del gabinete Climate Central, cuatro ciudades españolas (Madrid, Valencia, Zaragoza y Barcelona) se encuentran entre las diez localidades europeas más impactadas por el cambio climático entre septiembre de 2021 y septiembre de 2022.

"Clima de finales de verano"


Leer más sobre RFI