Europa vira su posición sobre el programa nuclear iraní ante el OIEA para privilegiar a la diplomacia

Anne BEADE, con Valérie LEROUX en Paíis
·2 min de lectura

Europa abandonó este jueves el proyecto de resolución contra Irán que iba a presentar ante el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), un gesto de buena voluntad recibido con satisfacción por Teherán.

Con el apoyo de Washington, pero rechazada por Moscú, esta iniciativa de Alemania, Francia y Gran Bretaña condenaba la decisión iraní que suspendía determinadas inspecciones vinculadas a su programa nuclear.

El texto no será sometido a la votación del Consejo de gobernadores, reunido esta semana en Viena, señalaron a la AFP distintos diplomáticos.

"La decisión de suspender la resolución la tomamos ayer por la noche a última hora", indicó una fuente francesa, mencionando "señales alentadoras" por parte de los iraníes.

"Esto no habría sido posible de no mantener la amenaza de resolución hasta el final", afirmó, en tanto se reserva la posibilidad de "solicitar una reunión extraordinaria de los gobernadores" en caso de no concretase avances.

Teherán recibió esto con satisfacción, que "puede mantener abierta la vía de la diplomacia comenzada por Irán y el OIEA", de acuerdo a un comunicado del portavoz de Relaciones Exteriores iraní, Said Jatibzadeh.

"Irán espera que los participantes en el acuerdo (de Viena) aprovechen esta ocasión con una cooperación seria, con el objetivo de garantizar la implementación plena del acuerdo por todas las partes", añadió.

Rusia también se alegró. "Ganó la sabiduría", declaró el embajador ruso ante el OIEA, Miajíl Ulyanov.

Esta noticia revitaliza la posibilidad de mantener una reunión informal, probablemente dentro de una o dos semanas, en Bruselas, con la presencia de Estados Unidos, que abandonó el acuerdo en 2018, dijo el diplomático europeo.

- 'Reuniones técnicas' -

Entre los progresos constatados, Irán convino comenzar un proceso de "reuniones técnicas" con el OIEA para "aclarar varios asuntos pendientes", enfatizó este jueves el director general de la agencia nuclear de la ONU.

"Finalmente pudimos acordar un proceso de análisis en profundidad" respecto a "casos concretos" que creaban problemas, declaró a la prensa Rafael Grossi.

Desde hace varios meses, el OIEA ha expresado su inquietud respecto a la posible presencia de material nuclear en varios sitios no declarados.

Irán había anunciado en febrero que había empezado a producir uranio metálico para proveer su reactor de investigación en Teherán, excediendo los límites acordados en Viena en 2015.

Se trata de un asunto delicado, puesto que este material puede utilizarse para la fabricación de armas nucleares, aunque la República islámica siempre negó aspirar a desarrollar la bomba.

El "plan de acción global común", también firmado por China y Rusia, ha pendido de un hilo desde la retirada estadounidense en 2018 por decisión unilateral de Donald Trump, y el restablecimiento de sanciones.

Su sucesor, Joe Biden, ha prometido regresar al acuerdo "si" Irán vuelve a cumplir con su parte del contrato. No obstante, Teherán exige de antemano el levantamiento de las medidas que asfixian a su economía.

burx-anb/bg/age-jz/