La Eurocámara insiste en que la violencia machista debe ser un eurocrimen

Estrasburgo (Francia), 23 nov (EFE).- Eurodiputados de diferentes grupos del Parlamento Europeo insistieron este miércoles en que la violencia contra las mujeres debe ser un delito con penas mínimas comunes a toda la Unión Europea, una reclamación que ya hicieron por primera vez hace más de un año y que el Consejo (los países), por el momento, no ha escuchado.

En un debate sobre la lucha contra la violencia contra las mujeres en el Parlamento Europeo, muchos eurodiputados afearon también a la Unión Europea que no todos sus países miembros hayan ratificado aún el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica.

Muchas eurodiputadas españolas aprovecharon sus intervenciones para recordar a víctimas recientes de esta lacra en España y otros países: desde las cuatro asesinadas en España desde la última vez que la Eurocámara debatía este tema, mencionadas por Soraya Rodríguez (Ciudadanos); hasta Teresa Rodríguez, la vallisoletana asesinada en Bélgica por su expareja, a la que recordó Iratxe García (PSOE).

"No permitamos que haya más Teresas en Europa. Es indispensable una legislación europea que determine qué es una victima de violencia de genero, (...) que pueda proteger a todas las mujeres vivan donde vivan", pidió García.

"Las víctimas han aumentado y las personas que niegan la existencia de violencia de género, también. La violencia de género existe porque se funda en causas de discriminación estructural contra las mujeres", dijo por su parte Rodríguez, que pidió la modificación de los tratados europeos para incluir la violencia de género como un eurocrimen.

Esto permitiría, recordaron, que se la considerase como "un delito grave y con dimensión transfronteriza”, a la altura del tráfico de personas, drogas y armas o el terrorismo.

La eurodiputada de Unidas Podemos María Eugenia Rodríguez Palop aprovechó para recordar los casos de mujeres víctimas de otras violencias, como la institucional -por las condenadas en Polonia por asistir a mujeres que necesitan un aborto- o la que envía a la cárcel a una mujer ecuatoriana que sufrió un aborto espontáneo.

"Apenas hace un año, en esta cámara una mayoría votaba a favor de incorporar la violencia de género a la lista de eurocrímenes. La intención de avanzar es clara por parte del Parlamento Europeo, pero exigimos que Comisión y Consejo hagan su parte. Sin una estrategia compartida no conseguiremos avanzar con la urgencia que esto requiere", añadió Diana Riba (ERC).

Desde el PP y Vox, por su parte, se refirieron a la Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual, conocida como la del «solo sí es sí», en medio de la polémica por la revisión a la baja de algunas condenas por esta ley.

Rosa Estarás (PP) enumeró las reducciones de condenas y puestas en libertad desde la entrada en vigor de la ley en España y criticó que la nueva norma "desprotege a los más vulnerables", como a mujeres y niños, y con ella "se está cometiendo un daño irreparable" pese a que el Gobierno "fue avisado" y "no escuchó".

"Pido a los grupos que colaboran con la ideología de género que despierten y vean la perversidad del concepto de violencia de género y sus consecuencias al contaminar las leyes. Nos enfrentan al hombre y la mujer y no combaten la delincuencia, vistos están los resultados", criticó Margarita de la Pisa (Vox).

Por la Comisión Europea, la titular de la cartera de la Igualdad, Helena Dalli, advirtió de que los asesinatos de mujeres "suceden cada día en toda Europa" y que, pese a su frecuencia, "siguen siendo una de las formas de delito menos perseguidas".

"Los ciudadanos pueden desensibilizarse si no hablamos de ello y nos aseguramos que las mujeres no vuelven a ser asesinadas en silencio", advirtió Dalli, que avanzó que Bruselas propondrá "en los próximos meses" una recomendación a los Estados miembros para detener de manera efectiva la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil y forzado y otras prácticas dañinas que afectan principalmente a mujeres y niñas.

(c) Agencia EFE