Fuera euforia: la ultra Le Pen ha perdido, pero sigue ganando

·4 min de lectura

Sí, Marine Le Pen ha perdido las elecciones presidenciales en Francia. Sí, su Agrupación Nacional no ha cosechado los apoyos necesarios para vencer al liberal Emmanuel Macron. Sí, la ultraderecha gala muerde el polvo otra vez, y van tres, en una segunda vuelta. Pero fuera euforia: Le Pen ha perdido, pero ha ganado.

Porque ha logrado unos resultados históricos, porque ha podido pisarle los talones a un político que fue todo un fenómeno social hace cinco años y que era la gran esperanza outsider frente a los partidos clásicos, porque su sombra ya es realmente amenazante para el mandatario, contra el que promete una oposición feroz ya de cara a las elecciones legislativas de junio, y porque al ritmo que se come las distancias, en cinco años puede ganar. Ganar. Gobernar. En El Eliseo. En Francia. El alivio es sólo inmediato si no se actúa para cambiar ese escenario.

Macron ha obtenido el 58,2% de los votos, según la televisión pública, que concede a Le Pen un 41,8% de los sufragios, según se extrae de las encuestas a pie de urna, no aún de los datos oficiales. El liberal confirma que los sondeos acertaron en darlo como favorito, pero su margen actual es de los que congelan la sonrisa: no puede haber satisfacción cuando en 2017, también contra Marine Le Pen, logró el 66% de los votos. Le Pen ha pasado del 33,9% de entonces a reducir la distancia de 32 a 15 puntos.

Si aquella vez se quedó a diez millones de votos, ahora se ha quedado a unos cinco. Nadie sabe cómo puede ascender en los meses o años por venir, cuando en 2027, por ley, Macron no se pueda volver a presentar por haber gastado ya sus dos mandatos máximos -cuando su partido es él y luego él, sin mucho banquillo- y con el resto de formaciones con el liderazgo absolutamente desdibujado. 13 millones de votos apuntalan la alegría que mostraba, pese a todo, Le Pen en su comparecencia de esta noche.

Eso deja un escenario muy muy complicado para el presidente reelegido de cara a las elecciones legislativas que Francia afronta en junio. Si no tiene una mayoría clara, sea propia, absoluta, o de partidos con los que pueda sumarse, será muy complicado sacar adelante su programa electoral, sus políticas, sus apuestas como jefe de Estado.

Marine Le Pen da las gracias a sus seguidores tras reconocer su derrota, esta noche, en París.  (Photo: Francois Mori via AP)
Marine Le Pen da las gracias a sus seguidores tras reconocer su derrota, esta noche, en París. (Photo: Francois Mori via AP)

Marine Le Pen da las gracias a sus seguidores tras reconocer su derrota, esta noche, en París. (Photo: Francois Mori via AP)

Le Pen lo sabe y por eso ha ido ya a degüello esta noche: ella misma tomará las riendas de la campaña para esos comicios. “El riesgo de que Macron se haga con todos los resortes del poder Ejecutivo y Legislativo es elevado”, ha defendido, ya que el sistema mayoritario favorece al presidente para volver a conseguir una mayoría en la Asamblea Nacional que le dé manos libres a sus leyes, denuncia.

Así que la salida es “unir a todos los que, vengan de donde vengan, quieran juntar sus fuerzas contra Emmanuel Macron”. Un mismo objetivo que entiende creíble, pese a la derrota de hoy, porque cree que los datos le dan “una victoria resplandeciente” con la que millones de franceses han manifestado su voluntad de cambio. “En esta derrota veo una forma de esperanza”, ha llegado a decir.

Todo son buenos augurios para la ultraderecha de la Agrupación Nacional. Macron pierde apoyos, se espera desgaste en los comicios de junio, los otros partidos que habían solicitado el voto para él en la segunda ronda ya no perdonarán ni una, no hay adhesión popular con el presidente, sino antes al contrario, relaciones tensas, unos comicios en los que cada cual vuelve a pelear por lo suyo.

Y se ha instalado, en este campaña, una sensación peligrosa de que Le Pen y los suyos no son como para tenerles tanto miedo, que la imagen de extremismo no es acertada, sino amarilla, que la suavización de su lenguaje -que no de su programa... pero quién se lee los programas- funciona. Los franceses han encajado con naturalidad la posibilidad de que una candidata de ultraderecha pelee por el poder. Su pragmatismo para dejar de lado polémicas como las que tenían a su padre en los tribunales (racismo, antisemitismo) o para esconderse en palabras mal usadas como el feminismo han calado en el río revuelto del desencanto.

De ahí a ganarlo todo, no dista tanto. Porque además la Agrupación Nacional lleva décadas preparándose, ya no son unos recién llegados que ladran y arman ruido, sino que tienen peso en todos los ámbitos (otra cosa es que no gobiernen porque hay un cordón sanitario firme), tienen estructura interna, tienen cantera y tienen conexiones internacionales. Incluso sin una Le Pen al frente, pueden tener enganche si la frustración social sigue intacta y hasta puede haber bocado para dos, ahora que ha aparecido el experiodista Eric Zemmour, al que apoya hasta la sobrina de Marine, Marion Maréchal.

La ultraderecha está más fuerte que nunca en Francia, aunque no mande, y eso nunca puede ser motivo de festejo para la democracia.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente