Etxenike: “La ciencia básica está infrafinanciada y quizás sobrerregulada”

Leticia de las Heras

Pamplona, 20 ene (EFE). - El físico navarro Pedro Miguel Etxenike, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, ha destacado en una entrevista a EFE, con motivo de su participación en el ciclo “Cine y Ciencia”, la importancia de invertir no solo en investigación aplicada sino también en ciencia básica, un área que, a su juicio, en España “está infrafinanciada y quizás sobrerregulada”.

P: ¿A partir de la pandemia se ha apostado más por la ciencia? O quedó todo en buenas intenciones.

R: La pandemia puso la ciencia en el escaparate y se reveló como la gran esperanza de la humanidad gracias al conocimiento adquirido con anterioridad, no es algo que se pueda improvisar con un atracón cuando llega el problema. Ha mostrado la necesidad de invertir en ciencia y de una comunicación social basada en la ciencia, pero si ahora nos dedicamos solo a invertir en temas relacionados con la pandemia cuando llegue el siguiente problema nos cogerá desprevenidos, hay que tener un arsenal de posibilidades para responder eficientemente a los cambios que vendrán pero que ahora son imprevisibles.

P: ¿Es complicado financiar ciencia cuando esta no tiene una utilidad concreta?

R: Depende de los países, España por ejemplo tiene una inversión pobre y la ciencia básica está infrafinanciada y quizás sobrerregulada. En zonas concretas como la Comunidad Autónoma Vasca o Navarra está mejor aunque hay mucho margen de mejora y de usar fondos más eficientemente. Eso no quiere decir que todo tenga que ser ciencia básica, tiene que haber un equilibrio, pero en general la ciencia para resolver un problema solo puede ser eficaz cuando existe el conocimiento básico.

P: ¿Se refiere a financiación pública o también privada?

R: Uno de los cuellos de botella en la financiación de la ciencia de los países desarrollados, incluido España, es que la parte privada es muy importante.

P: ¿Existe a nivel mundial una buena red de trabajo científico y difusión de conocimiento? O se prima el interés individual de quien lo financia.

P: La ciencia siempre ha estado globalizada y trabaja en red y los conocimientos científicos básicos se comparten incluso cuando son productos de la inversión privada. No siempre porque hay compañías con intereses y patentes, pero en general el conocimiento básico es de todos y así debe ser.

P: ¿Qué papel está jugando la inteligencia artificial en la investigación científica?

R: En muchos campos está ayudando mucho, en el mío propio nos es muy útil para hacer experimentos y analizar datos. Existen programas como AlphaFold, desarrollado por Demis Hassabis, que ha ayudado a dilucidar la estructura del plegamiento de las proteínas en tiempo rapidísimo. Max Perutz tardó 25 años en conseguir la estructura de la hemoglobina y ahora lo harían en un cuarto de hora. Este programa está ayudando a cosas increíbles y probablemente los mayores avances no los estamos ni siquiera vislumbrando.

P: Los científicos llevan décadas advirtiendo del cambio climático y por muchas cumbres y leyes que se hagan parece que la cosas no cambian lo suficiente, ¿cree que estamos condenados?

R: No, creo que debemos ser prudentes y lo suficientemente sabios para lograr un equilibrio con el entorno natural. Los grandes problemas de la humanidad en estos momentos podrían ser la energía, el agua, los materiales, la alimentación y el equilibrio con el entorno natural además del crecimiento de las intolerancias y los fundamentalismos. Si creyese que estamos condenados, que no lo creo, tampoco lo diría porque entonces el pesimismo sería estéril en público. Eso sí, si seguimos despreciando todos los avisos quién sabe.

P: ¿Cree que debería haber más comunicación generalista sobre ciencia?

R: Los medios de comunicación a veces para mí son un misterio, parece que a la gente solo le interesa el fútbol y me cuesta creerlo. Yo creo que la gente valora y aprecia la ciencia mucho pero sin embargo no tiene un conocimiento general, y una cultura científica es importante porque no solo nos haría más cultos sino también más libres y capacitados para tomar decisiones importantes que decidan nuestro futuro.

(c) Agencia EFE