Etiopía: el primer ministro y Nobel de Paz se une a sus tropas al frente de la batalla por el Tigray

·3 min de lectura

El primer ministro de Etiopía y premio Nobel de Paz, Abiy Ahmed, pasó a estar al frente de sus tropas en la provincia de Tigray, informó su Gobierno. El conflicto detonó hace un año entre el Ejército del país y el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray, que históricamente ha controlado la región.

Etiopía es hoy el escenario de una noticia que hace dos años resultaba impensable. El ganador del premio Nobel de Paz en 2019 y primer ministro del país, Abiy Ahmed, ha vuelto a ponerse el uniforme militar para dirigir al Ejército en la batalla por el Tigray.

El Gobierno informó que el mandatario llegó al frente de la guerra, tras señalar que ser un mártir podría ser necesario para frenar el conflicto de hace un año con combatientes rivales, que amenazan con acercarse a la capital de la nación, Adís Abeba.

Sin embargo, los medios estatales aún no han revelado imágenes del nuevo rol de Ahmed, un exsoldado de 45 años. Y su portavoz, Billene Seyoum, se ha rehusado a entregar detalles sobre su ubicación exacta.

Mientras el primer ministro se encuentre ausente, el vice primer ministro, Demeke Mekonnen Hassen, se hará cargo de los asuntos gubernamentales de rutina, señaló otro portavoz de su Administración, Legesse Tulu.

La información se dio a conocer luego de que el lunes Abiy indicara que planeaba dirigir personalmente la lucha contra las fuerzas trigayanas y sus aliados.

"Encontrémonos en el frente de guerra (…) Ha llegado el momento de liderar el país con sacrificio", sostuvo el primer ministro en ese momento.

Dos atletas olímpicos también se suman al Ejército en el conflicto de Tigray

La prensa local también reportó que dos atletas olímpicos etíopes se alistaban en el Ejército: el medallista de oro Haile Gebreselassie, que estableció 27 récords de carreras de larga distancia, y el medallista de plata olímpica Reyáis Lelisa.

Ahmed ha instado a "todos los ciudadanos" a defender su país, algo que ha caldeado los ánimos de personalidades etíopes como el legendario exatleta Gebrselassie, quien el martes afirmó que hará todo lo que pueda para ayudar a su país, "incluido ir a luchar".

Con estas acciones, el Gobierno y sus partidarios han buscado enviar el mensaje al resto de la nación de que es momento de "sacrificarse" y "enfrentarse" a los combatientes del Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT).

Abiy, incluso, parece demostrar que le interesan más los avances militares de su Ejército que recobrar su imagen de líder conciliador, ya deteriorada por la guerra.

El mandatario fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz por reformas políticas radicales y por lograr la paz con la vecina Eritrea. Pero el papel que desde entonces ha desempeñado dentro de su país ha conmocionado a muchos.

El pasado 3 de noviembre, un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) señaló "brutalidad extrema" contra la población civil atrapada en la guerra por parte de todas las fuerzas involucradas, incluidas las tropas de Ahmed.

Pese al sorpresivo traslado del 'premier' etíope, su decisión estaría alineada a la tradición de otros líderes del país, incluidos el emperador Haile Selassie y el emperador Yohannes IV, que murió en guerra en 1889, recordó Christopher Clapham, profesor retirado y asociado a la Universidad de Cambridge.

El conflicto entre las fuerzas del Gobierno y el TPLF detonó en noviembre de 2020, cuando el primer ministro lanzó una ofensiva en represalia por un ataque contra una base militar federal, tras una escalada de tensiones políticas.

Desde entonces, la región ha vivido en una espiral de violencia sin cesar en la que además se han involucrado las fuerzas de la vecina Eritrea y de la etnia Amhara a favor de las tropas progubernamentales.

Con Reuters, AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente