Etiopía: miles de manifestantes salieron a las calles en apoyo de las fuerzas gubernamentales

·3 min de lectura

Miles de manifestantes salieron a las calles en Etiopía para mostrar su apoyo a las fuerzas gubernamentales. La manifestación se llevó a cabo tan solo unos días después de que el gobierno declarara el estado de emergencia tras las amenazas de las fuerzas rebeldes de Tigray. Los manifestantes salieron a las calles con pancartas que señalaban a EE. UU. por haber retirado beneficios comerciales del país.

Addis Abeba, capital de Etiopía fue el punto de encuentro de miles de etíopes que salieron a las calles para apoyar el gobierno del primer ministro Abiy Ahmed, mientras las fuerzas armadas del país se enfrentaban a los rebeldes de Tigray que amenazaron con avanzar a la capital.

Los conflictos entre las tropas federales y el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF) ya llevan más de un año en activo. El pasado viernes, el TPLF buscó la alianza con un grupo de oposición para unir fuerzas en su objetivo de derrocar al primer ministro etíope.

En función del estado de emergencia declarado el martes, los ciudadanos en edad militar podrían ser llamados por el gobierno para que acepten tareas militares en medio del conflicto. El Consejo de Seguridad de la ONU, la Unión Africana, Kenia y Uganda se han pronunciado solicitando un alto al fuego en los enfrentamientos que ya se han cobrado la vida de miles de personas.

Países como Canadá han ordenado la evacuación de sus ciudadanos. Aunque la embajada del país en Etiopía continúa abierta, este domingo el Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que el conflicto ya “evolucionado de forma rápida” y que su país ha ordenado la retirada de las familias del personal de su embajada y los empleados no esenciales que residen allí.

“Vergüenza debería darte, Estados Unidos”

Los manifestantes, algunos de ellos congregados en la plaza Meskel de Addis Abeba con banderas nacionales y pancartas, expresaron su descontento contra la intervención internacional en su país. “Vergüenza debería darte, Estados Unidos", decía uno de los mensajes que sostenían los manifestantes. Algunos incluso expresaron que Estados Unidos debería dejar de "chupar la sangre de Etiopía".

Algunas de las razones que más enfureció a los protestantes fueron las sanciones comerciales impuestas por Estados Unidos y el pronunciamiento de Washington para que haya un diálogo entre los rebeldes y gobiernoen busca del alto al fuego. "Quieren destruir nuestro país como hicieron con Afganistán. Nunca lo conseguirán, somos etíopes", dijo Tigist Lemma, manifestante de 37 años.

En la manifestación también criticaron el cubrimiento de medios de comunicación extranjeros, denunciando que se han contado “noticias falsas” sobre Etiopía en los “medios occidentales”. Billene Seyoum, portavoz de Abiy, dijo en Twitter el sábado que "la propaganda mediática orquestada contra Etiopía se intensifica... a pesar de todo, Etiopía vencerá".

Un año de conflicto entre el gobierno y los rebeldes de Tigray

En noviembre del año pasado, las fuerzas leales al TPLF tomaron las bases militares de la región de Tigray al norte del país. La reacción inmediata del primer ministro fue enviar tropas que expulsaron a los insurgentes. Sin embargo, desde junio de este año el conflicto creció de nuevo en intensidad.

Durante todo el año de enfrentamientos, miles de personas han muerto y más de 2 millones han abandonado sus hogares. Naciones Unidas calcula que al menos 400.000 personas en Tigray se enfrentan a la hambruna a causa de la situación humanitaria.

El jefe de ayuda de la ONU, Martin Griffiths, viajó este domingo a Mekelle, la capital regional de Etiopía, y se reunió con mujeres afectadas por los combates y con socios humanitarios, según informó la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA). La OCHA afirmó que Griffiths "habló con las autoridades de facto sobre la necesidad de acceso humanitario y protección de los civiles a través de todas las áreas bajo su control y el respeto de los principios humanitarios".

El TPLF y sus aliados aseguraron a Reuters la semana pasada que estaban a 325 kilómetros de la capital. El gobierno, sin embargo, acusa al grupo de exagerar sus avances para infundir temor a los ciudadanos.

Con Reuters y France24.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente