Un estudio abre la puerta a cuantificar la saciedad clínicamente

Agencia EFE
·2 min de lectura

Barcelona, 17 feb (EFE).- Un estudio europeo en el que ha participado el Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (IISPV), de la Universidad Rovira Virgili (URV), ha identificado una huella metabólica asociada a la percepción de saciedad tras la ingesta de alimentos.

El estudio, titulado SATIN (SATiety INnovation), ha sido llevado a cabo por los investigadores Lucía Camacho Barcia, Jesús García-Gavilán, Chistopher Papandreou y Mònica Bulló, líder del IISPV, integrado en el grupo TecnATox, en colaboración con investigadores de Dinamarca y Reino Unido.

El estudio ha contado con 140 voluntarios con sobrepeso y obesidad y ha demostrado que concentraciones más elevadas de glicina y ácido linoleico se asocian con mayor sensación de saciedad, mientras que la sacarosa y algunas esfingomielinas se asocian negativamente.

"Los resultados no solo contribuyen al diseño de posibles estrategias para medir la saciedad de manera más objetiva que los métodos habitualmente utilizados, sino que también contribuyen a una mejor comprensión de las vías metabólicas implicadas en la regulación de la saciedad", aseguran los autores del estudio.

La investigación se engloba en un estudio más amplio que se realizó con el objetivo de evaluar en qué medida la regulación de la saciedad podría contribuir al control del peso corporal a medio plazo.

En total, 151 voluntarios del estudio SATIN acudieron a las instalaciones de los centros reclutadores en ayunas, donde se les sirvió un desayuno controlado y se recogieron los datos de saciedad durante las dos horas siguientes al desayuno.

Luego, realizaron el almuerzo en las mismas condiciones y se les dio la cena para llevar, de modo que se disponía de los datos controlados del consumo de alimentos a lo largo de todo el día.

"Con la identificación de estas sustancias que permiten predecir la saciedad, se podría realizar una nutrición más personalizada y plantear el diseño de productos de control del hambre y la saciedad a través de la modulación de estos metabolitos en sangre", explican los investigadores.

(c) Agencia EFE