Estudiantes de secundaria de Hong Kong harán huelgas para apoyar las protestas

Vehículos de la Policía Armada Popular (PAP) reunidos en el Centro Deportivo de la Bahía de Shenzhen en Shenzhen, provincia de Guangdong, China. China ha desplegado un gran número de paramilitares frente al puerto, frontera con Hong Kong. EFE/EPA/Alex Plavevski

Hong Kong, 16 ago (EFE).- Estudiantes de secundaria de Hong Kong anunciaron este viernes que harán huelgas a partir del 2 de septiembre, día en el que comienzan las clases del nuevo curso, para apoyar a las protestas prodemocráticas que desde hace semanas se suceden en la ciudad autónoma.

Una encuesta publicada hoy por la Plataforma de Preparación de la Huelga Estudiantil de Secundaria de Septiembre mostró que el 90 % de unos 20.000 estudiantes de institutos de la región administrativa especial votaron a favor de hacer huelga una vez por semana, informó la plataforma a través de las redes sociales.

Bajo el lema "un paro a la semana", los estudiantes planean llevar a cabo esta iniciativa de manera indefinida, y las huelgas tendrán forma de "clases de educación cívica" en la calle, y ellas participarán como ponentes profesores universitarios, así como los propios alumnos.

Estas asambleas tendrán lugar en tres puntos de la ciudad autónoma (la isla de Hong Kong, Kowloon y los Nuevos Territorios), aunque los estudiantes contemplan la posibilidad de ampliarlo, tanto en número como en la frecuencia de éstas, dependiendo del número de personas que las secunden y de la respuesta del Gobierno.

Asimismo, los estudiantes dijeron que, si no logran que la policía autorice sus asambleas, estudiarían otras formas de hacer huelga.

La encuesta también mostró que casi el 60 % de los participantes apoyaron que se acudiera a clase el mismo 2 de septiembre, mientras que en torno al 40 % prefería el boicoteo de las clases de manera indefinida.

Las protestas en Hong Kong comenzaron en marzo frente a la iniciativa de las autoridades locales de promulgar una ley de extradición que, según sus opositores, podría servir para que disidentes políticos y sectores críticos con el régimen comunista fueran trasladados a China para ser juzgados sin garantías.

Bajo la fórmula "Un país, dos sistemas", Pekín se comprometió a mantener la autonomía de Hong Kong y a respetar una serie de libertades de las que no gozan los ciudadanos de la China continental hasta 2047, tras recuperar la soberanía del territorio de manos británicas en 1997.

Las manifestaciones movilizaron a cientos de miles de personas desde junio y han estado acompañadas de represión policial para aplacar los intentos de los manifestantes de afectar el curso normal de la ciudad con huelgas y ocupaciones de edificios oficiales, comisarías, estaciones de metro o el aeropuerto.

Aunque el Gobierno local declaró la propuesta de ley de extradición "muerta" a principios de julio, las demandas de los manifestantes han evolucionado a una serie de peticiones de mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong.