Así es el estricto protocolo que tienen que cumplir los alumnos chinos antes de acceder a la escuela

El coronavirus ha hecho que todos los países extremen los protocolos de seguridad para prevenir contagios y evitar rebrotes. Así, el lavado y desinfección de manos, las mascarillas y la toma de temperatura han pasado a formar parte de las medidas de protección exigidas en los espacios públicos.

Buena prueba de ello es el control que tienen que pasar los alumnos chinos antes de acceder a las escuelas una vez recuperada la normalidad en el gigante asiático.

En un vídeo difundido a través de las redes sociales, se puede observar el dispositivo desplegado por la dirección de un colegio a las puertas del centro.

En las imágenes, aparece un estudiante llegando a la escuela de la mano de su madre con una mascarilla puesta. Justo antes de acceder, se somete a la desinfección de las suelas de sus zapatos con una solución que le aplica una de las docentes con un pulverizador.

Posteriormente, el chaval deposita la mascarilla que lleva puesta en un cubo de basura y procede a lavarse las manos. Acto seguido, se pone frente a un vaporizador que le desinfecta la ropa y la mochila y, finalmente, coloca la cara frente a una máquina que le mide la temperatura.

Una vez superado todo este protocolo de higiene y seguridad, el menor acaba accediendo al interior del edificio y se dirige a su aula de la mano de una profesora.

Los estudiantes chinos están volviendo a los centros escolares de forma gradual. Los primero en hacerlo han sido los alumnos de mayor edad y poco a poco se han ido incorporando el resto, aunque en algunas regiones los más pequeños todavía no lo han hecho.

En el interior de las aulas la distancia de seguridad entre alumnos es otra de las exigencias y, para cumplir con ello, las escuelas están dejando un pupitre de espacio entre uno y otro.