Estrella su coche contra una comisaría con el objetivo de matar a varios policías

Timothy Kahl, un joven de 24 años, está acusado de varios delitos tras protagonizar una intensa acumulación de acciones durante la tarde noche del pasado domingo que finalizó con su coche estrellado dentro de la comisaría de policía de Havre de Grace, en el estado estadounidense de Maryland.

Según fuentes policiales, el hombre estaba golpeando con su vehículo otros coches que había cerca de su domicilio, llegando incluso a estampar el coche nuevo de una vecina contra la fachada de su casa. Esta situación hizo que varios agentes tuvieran que personarse en la zona y tras intentar resolver la situación, fueron amenazados de muerte.

El incidente, lejos de quedar ahí, desembocó en una insólita escena en la que Kahl se desplaza hasta las inmediaciones de la comisaría de policía y acaba acelerando a pocos metros de la misma, rompiendo la puerta de entrada y quedando el automóvil completamente atrapado en las dependencias policiales.

Por fortuna, nadie se encontraba en la trayectoria y no hubo que lamentar daños personales. El protagonista de esta historia, una vez fuera del coche, intentó increpar a unos agentes que acabaron por reducirlo con una pistola táser.

La madre del detenido, al que imputan los cargos de intento de asesinato en primer grado, peligro imprudente y destrucción intencionada de una propiedad con un valor superior a 1.000 dólares, asegura que su hijo padece una enfermedad mental.