Así es "la estrategia del calamar" que, según Baldoví, está utilizando Ayuso

Este martes ha tenido lugar una nueva ronda de ruedas de prensa en el Congreso de los Diputados donde han comparecido los distintos representantes de los grupos parlamentarios para atender a los medios de comunicación, además de tratar otras cuestiones de actualidad.

Durante su turno de palabra, Joan Baldoví, portavoz de Compromís en el Congreso, ha calificado de “gran manifestación” la protesta celebrada el domingo 13 de noviembre en la capital a favor de la Sanidad Pública y en contra del nuevo plan de Urgencias de la Comunidad de Madrid.

A continuación, el valenciano ha querido referirse también a las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a la hora de tratar el asunto de la protesta. Según la mandataria, la manifestación “no fue a favor de la Sanidad Pública, sino que buscaba un liderazgo de ultraizquierda”.

La presidenta también mencionó a la organización terrorista ETA y habló de “repúblicas federales laicas”. En respuesta a los citados temas comentados por Ayuso, Baldoví ha definido su estrategia como “la del calamar”, que es aquella que consiste en “manchar todo de tinta” para rehuir de los problemas y evitar hablar del asunto primordial: las irregularidades de la Sanidad en Madrid.

El portavoz de Compromís ha continuado su alegato apoyándose en el mensaje que la presidenta del Colectivo Víctimas del Terrorismo (COVITE), Consuelo Ordoñez, le ha mandado a Ayuso: “Yo me quedo con las palabras de la presidenta de COVITE, que ha dicho de manera muy tajante “déjenos en paz, deje de intoxicar con mentiras y deje de utilizarnos, céntrese en sus problemas”, y sus problemas, como los de cualquier presidente autonómico, se llaman Sanidad y maltrato a la Sanidad Pública y a los propios sanitarios”.

El hilo del tema, Baldoví ha señalado muy contundente que “abrir un servicio público de Urgencias sin médico es una auténtica barbaridad”. Y de esta forma ha proseguido su argumento el de Compromís: “Y se lo dice una persona que trabajó tres años de celador en servicios de urgencias repartidos por diversas poblaciones valencianas”.

“Vi cómo la atención inmediata y cercana salvó vidas”, ha concluido el diputado, dando a entender que, por ello, si un centro de salud no cuenta con un médico presencial que atienda al paciente, no se puede llevar a cabo esta necesaria “atención rápida y cercana”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...