"Estoy asustada": profesora judía de la universidad de Columbia encuentra suásticas pintadas en su oficina

La profesora judía Elizabeth Midlarsky se encontró con una sorpresa desagradable cuando, acompañada de sus alumnos, se dirigía a su oficina en la universidad de Columbia en Nueva York momentos antes de iniciar una conferencia.

Las suásticas pintadas en la entrada de la oficina de una profesora de la Universidad de Columbia. (Foto: The Independent)
Las suásticas pintadas en la entrada de la oficina de una profesora de la Universidad de Columbia. (Foto: The Independent)

Midlarsky, de 77 años y especializada en psicología clínica, quedó perpleja al notar que en las paredes del lugar alguien había pintado con spray rojo dos suásticas y un término despectivo antisemita.

Este acto vandálico se suma a otros que han tenido lugar en la misma ciudad, donde radica la mayor comunidad judía de Estados Unidos. Hace apenas unas semanas una sinagoga de Brooklyn fue pintada con grafitis con frases como: “Mueran ratas judías”. Ese mismo día, aparecieron dos suásticas pintadas con aerosol en las paredes del Upper West Side de Manhattan.

En el caso de la profesora Midlarsky la puerta de la entrada hacia su oficina estaba cerrada, pero no con llave. Una violación a la intimidad de esta manera es una práctica muy única, según expresó Evan Bernstein, director regional de la Liga Antidifamación.

“Quedé en shock. No podía creerlo. Usualmente no soy una persona miedosa, pero ahora sí estoy asustada”, comentó la profesora, quien ha escrito varios artículos sobre el Holocausto.

El incidente, que fue reportado el miércoles y que está bajo investigación, tampoco es un hecho aislado en Estados Unidos. En los últimos años los ataques de odio han aumentado a niveles alarmantes y la comunidad judía es el principal blanco.

Un estudio reciente reveló que mientras crecen estos delitos, la memoria colectiva sobre el Holocausto tiende a mermar. En la sociedad estadounidense, por ejemplo, muy pocas personas conocen al menos el nombre de un campo de concentración o pueden decir con claridad qué fue esa etapa en la historia.

Este año, la cifra de delitos motivados por el odio racial ha aumentado un 60% con respecto al 2016 y 2017, la mayor alza desde que la Liga Antidifamación comenzara a registrar este tipo de datos.

Midlarsky, quien imparte clases desde hace 28 años y se ha destacado por ser una activista judía, dijo que desde el 2007 había estado recibiendo cartas y correos de odio. Ese mismo año alguien vandalizó su oficina.

“Me siento muy vulnerable. No tengo idea de quién haya podido hacerlo, pero sé que no le he hecho nada a nadie”, agregó.

A lo largo de la historia de los judíos en Estados Unidos se han reportado múltiples incidentes contra esta comunidad. Uno de los más terribles ocurrió en 1985 cuando un hombre asesinó en Seattle a una familia de cuatro miembros. El criminal había pensado erróneamente que eran judíos.

Posteriormente, en 1999, un grupo de supremacistas blancos atacó un centro comunitario judío lleno de niños y el resultado fue cinco heridos.

Los hechos más recientes nos llevan hasta Pittsburg, Pennsylvania, donde a finales de octubre un hombre armado con un rifle AR-15 comenzó a disparar contra la multitud. Su acto de odio acabó con la vida de 11 personas y dejó heridas a otras 10. Fue el ataque antisemita más letal en la historia reciente del país.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente