Nueva realidad en EEUU tras las masacres: de prohibir viajar a otros países, a ser prohibido

Una turista se toma un selfie junto a la Estatua de la Libertad.

Los papeles se han tornado tras las recientes masacres en Estados Unidos, país donde en 2019 se han registrado más tiroteos masivos que veces se ha puesto el sol. Al menos siete países están recomendando a sus ciudadanos que se priven de viajar a la nación norteamericana por miedo a que sufran las consecuencias de este tipo de acciones violentas. Tradicionalmente, el Departamento de Estado estadounidense es el que ha instado a sus compatriotas a no viajar a lugares como Cuba, Venezuela, algunas partes de México, Oriente Medio y demás ubicaciones donde sus turistas podrían correr peligro según los estándares de seguridad de las autoridades. Ahora, la nación más protectora está siendo tratada como una de las más peligrosas para visitar.

RELACIONADO: Amnistía Internacional advierte sobre viajar a EEUU por la violencia armada

El 5 de agosto, cuando se registró la matanza en Dayton Ohio que acabó con la vida de nueve personas, era el día 217 de este año. En ese punto se habían registrado 255 ejecuciones masivas por arma de fuego que han dejado más de dos centenares de víctimas mortales. Esto significa que se ha producido más de un tiroteo diario en EEUU, una cifra ofrecida por el Archivo de Violencia por Armas que ha hecho saltar las alarmas en otros países.

Ofrenda floral por las víctimas de la masacre de El Paso. (Mario Tama/Getty Images)

Esta semana, las recomendaciones para no viajar a EEUU se han producido después de que 31 personas hayan perdido la vida en los tiroteos de El Paso y Dayton. Un Walmart y una noche de fiesta fueron las situaciones elegidas por sendos perpetradores en una prueba de que este tipo de violencia armada puede suceder en cualquier lugar y afectar a cualquier persona. Una de las víctimas de El Paso fue un ciudadano alemán.

Los países que reaccionaron con más rapidez para proteger a sus nacionales de viajar a EEUU fueron Venezuela, Uruguay y Japón, quienes se unieron a otros como Irlanda, Francia, Alemania, Canadá y Nueva Zelanda.

La respuesta de Venezuela llegó a través del ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, quien instó a sus compatriotas “que tengan previsto viajar a territorio de los Estados Unidos de América, postergar sus viajes o, en todo caso, extremar las precauciones durante los mismos, ante la proliferación de hechos de violencia y crímenes de odio indiscriminado, expresados el pasado fin de semana en las poblaciones de El Paso, Texas y Dayton, Ohio, dejando un saldo de 30 personas muertas y cerca de 53 heridos”, señaló en un comunicado explícito ante los últimos sucesos acaecidos.

Alexander Hoffman fue el ciudadano alemán que falleció en El Paso. (MARK RALSTON/AFP/Getty Images)

“Ante todo lo expuesto, se sugiere sobre todo evitar visitar algunas ciudades que se encuentran entre las 20 más peligrosas del mundo, como Cleveland, Ohio; Detroit, Michigan; Baltimore, Maryland; St. Louis, Missouri; Oakland, California; Memphis, Tennessee; Birmingham, Alabama; Atlanta, Georgia; Stockton, y Buffalo, según Forbes (2019)”, prosiguió el comunicado.

Desde la Cancillería uruguaya también tomaron la misma iniciativa, la cual fue considerada como una respuesta a la recomendación de EEUU a que sus ciudadanos no viajaran a Uruguay por falta de seguridad.

Ante la “imposibilidad de las autoridades de prevenir estas situaciones, debido entre otros factores, a la posesión indiscriminada de armas de fuego por la población, se aconseja especialmente evitar los lugares donde se producen grandes concentraciones de personas, como parques temáticos, centros comerciales, festivales artísticos, actividades religiosas, ferias gastronómicas y cualquier tipo de manifestaciones culturales o deportivas multitudinarias. En particular, se recomienda no concurrir con menores a esos lugares", agregó el comunicado.

40 millones de viajeros eligieron EEUU como destino turístico en 2018.

No es casualidad que tanto Venezuela como Uruguay hayan aprovechado la situación para emitir sendos comunicados después de las tensiones políticas que envuelven a ambos gobiernos con la administración de Donald Trump. Sin embargo, no fueron los únicos. El consulado de Japón en Detroit, realizó otro llamado para alertar a sus nacionales de que no es recomendable viajar a EEUU en la actualidad.

El gobierno de Nueva Zelanda hizo lo propio debido a que existe un “índice más alto que en su país de crímenes violentos y posesión de armas de fuego”, ya que “hay asesinatos activos que ocurren recurrentemente en EEUU”.

Irlanda, Canadá, Alemania y hasta las Bahamas son países que también tomaron las mismas medidas. En el último caso, se produjo un aviso específico después de la oleada de asesinatos a personas afroamericanas y el miedo a que su población se convirtiera en víctimas de esos crímenes racistas perpetrados en algunas ocasiones por las propias autoridades.

Vigilia tras la masacre en El Paso. (MARK RALSTON/AFP/Getty Images)

“Particularmente pedimos a los varones más jóvenes que extremen la precaución en su interacción con la policía. No se enfrenten a ellos, cooperen”, avisaron en 2017.

Alrededor de 40 millones de viajeros de todo el mundo eligieron EEUU como destino turístico en 2018 según datos de la Oficina Nacional Estadounidense de Viajes y Turismo, mientras que el Departamento de Estado cataloga los lugares a los que viajan los nacionales estadounidenses en cuatro niveles que van del primero, es decir, aquel que incluye precauciones normales al cuarto, que afirma específicamente que no se viaje a ese lugar. Un ejemplo de este último caso es Afganistán. Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Cuba o República Dominicana se encuentran en el nivel tres, en el que instan a que se reconsidere el viajar. Por su parte, México, Francia o España se encuentran en el nivel dos, y son lugares en los que según los parámetros estadounidenses, es necesario extremar las precauciones.

El propio Departamento de Estado de EEUU reflejó la valoración que hacen de su país en términos de seguridad y es de lo más optimista, ya se colocan a sí mismos en el nivel uno de seguridad, es decir, que con tener precauciones normales es suficiente. Ya sabemos que hay muchas naciones que no están de acuerdo con la imagen que los estadounidenses tienen de ellos mismos, lo que está por ver es cuántos más se unirán a la tendencia de los que ya recomiendan que viajar a EEUU resulta una decisión de lo más peligrosa.