Los mejores consejos para ahorrar combustible este verano

·4 min de lectura

Poco a poco, los viajes vuelven a ser una de las principales opciones durante los días de vacaciones o los fines de semana, por lo que el gasto en gasolina se ha convertido de nuevo en una de las grandes preocupaciones a la hora de echarnos a la carretera. Esta inquietud se incrementa si tenemos en cuenta que el precio del carburante está marcando niveles que no se registraban desde hace unos siete años.

El Diesel se ha encarecido un 21% desde el estallido de la pandemia de la Covid-19 en España. Por su parte, la gasolina lo ha hecho en un 22%. Llenar el depósito puede hoy costar quince euros más que hace un año, una cifra que acaba repercutiendo directamente en la factura de combustible. Con el objetivo de que este incremento afecta en la menor medida posible a tu bolsillo y también al medio ambiente, te explicamos una serie de trucos que te ayudarán a ahorrar.

También de interés:

Hand of man fueling up a vehicle with a yellow gas pump.
Llenar el depósito puede hoy costar quince euros más hace un año, una cifra que acaba repercutiendo directamente en la factura de combustible. Getty Creative.

Planificar el trayecto

Uno de los factores que te pueden ayudar a ahorrar combustible es conocer de antemano todos los detalles del recorrido. Esto te permitirá evaluar las mejores rutas, horarios y paradas. Obviar este paso puede provocar confusiones y, por ende, los trayectos serán mucho más largos y complejos y harán que el gasto de carburante se dispare. Conviene tener en mente que, a la hora de elegir la ruta, no siempre la más corta es la más barata. También hay que tener en cuenta el tráfico, así como las salidas que supondrán acelerones y frenazos.

Aire acondicionado

El aire acondicionado es uno de los peores enemigos de la conducción en época estival. Su mal uso podría incrementar el consumo de carburante entre un 5% y un 20%. Por ello hay que intentar reducir al máximo su utilización. Para comenzar, se puede enfriar el interior del coche, por ejemplo, abriendo las ventanillas antes de iniciar la marcha. También es importante tener los filtros limpios y ajustar la temperatura entre los 20 y 24 grados.

En los casos en los que se circule a baja velocidad – menos de 80 km/h – como podría ser dentro de una ciudad, conviene no utilizar el aire y optar por bajar las ventanillas. Si te mueves por carretera, utilizar el climatizador es la mejor alternativa: abrir las ventanas podría afectar a la aerodinámica del coche y e incluso incrementar el consumo por el trabajo extra que hace el vehículo.

Exceso de peso

Cuando viajamos en verano solemos cargar el coche para aprovechar al máximo cada hueco disponible. Esto hace que aumente el peso del coche y también el consumo de gasolina. Para evitar este gasto adicional tendremos que cargar el maletero lo menos posible y tratar de llevar lo imprescindible. A ser posible, debemos evitar usar los cofres del techo, ya que estos aumentarán la resistencia del vehículo y con ello, el gasto.

En cuanto a la distribución de esa carga es fundamental repartirla correctamente para evitar que se vaya desplazando por el coche y sobrecargue el motor. Con todo, recuerda siempre que una carga adicional de unos 100 kilos repercutirá en tu bolsillo en un gasto de hasta un 7% más de gasolina o gasoil.

Conducción eficiente

Otro aspecto esencial tiene que ver con la velocidad de circulación. El consumo de combustible será menor cuando más tiempo se mantenga una velocidad continua, sin frenos ni acelerones. Este motivo hace que uno de los consejos más eficientes para ahorrar en combustible sea la conducción eficiente basada en la anticipación. Es necesario prever con la suficiente antelación cuál va a ser la próxima maniobra para evitar cambios bruscos de velocidad.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el consumo aumenta cuando más velocidad se alcanza. Por ello, mantener una velocidad por debajo de los 120 km/h es lo más recomendable, ya que la diferencia de circular de 100 a 120 km ronda los 9 litros/100 km. En términos generales, el consumo de carburante aumenta dependiendo del aumento de velocidad. Por cada 20 km/h que incrementamos la velocidad, aumentamos un 44% más de gasto en carburante.

Mantenimiento adecuado

Mantener el vehículo en buen estado es otro punto fundamental ya que un filtro de aire sucio o un filtro de combustible con mal funcionamiento implica un mayor consumo. Realizar las revisiones pertinentes será la mejor forma de tener el coche a punto para realizar cualquier viaje sin que necesite combustible adicional para funcionar.

En cuanto a esta recomendación, los neumáticos requieren un tratamiento detallado pues el mantenimiento de estos es de vital importancia no solo por el ahorro, sino también para garantizar la seguridad en el viaje. Para ello habrá que controlar la presión y mantener siempre los niveles recomendados según el peso y el número de viajeros. Este dato figura en el manual de mantenimiento de cada vehículo y se recomienda revisarla, al menos, una vez al mes.

VIDEO | Así es en vivo una de las carreteras más peligrosas del planeta

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente