Estonia postsoviética: de granjas colectivas a potencia digital (4/5)

Después de su independencia, Estonia partió desde cero, aprovechando los años de incertidumbre tras la caída del comunismo en el vecino ruso para acercarse a Europa y la OTAN, de la que hoy es miembro de pleno derecho. La exrepública soviética ha experimentado la modernización más rápida y radical, convirtiéndose en una potencia digital donde casi todo se puede hacer desde un teléfono inteligente. Informe de nuestros reporteros Sylvain Rousseau y Achraf Abid desde Tallin y sus alrededores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente