Esto es lo que se juegan los seis grandes países de la UE en las elecciones europeas

Europa se enfrenta el próximo 26 de mayo a una de sus batallas más decisivas. El auge de los partidos antieuropeos y de las formaciones de extrema derecha han puesto en tela de juicio el futuro en común de una comunidad que ha avanzado mucho en las últimas décadas gracias a la unión aduanera, la moneda común o la eliminación de fronteras para sus ciudadanos. La Unión Europea vive unas elecciones que van a marcar el futuro inmediato del continente, pero no todos los países las viven de la misma manera. De hecho, sus principales potencias afrontan los comicios con una serie de prioridades diferentes.

Manfred Weber, candidato del Partido del Pueblo Europeo, de centro derecha, saluda a sus simpatizantes durante un mitin del partido oficialista búlgaro de centro derecha GERB en Sofía, Bulgaria (AP Foto/Valentina Petrova)

Alemania

La última batalla que tendrá que librar Angela Merkel antes de su marcha va a suponer un referéndum sobre su Gobierno. Las últimas elecciones generales obligaron nuevamente a una gran coalición que los socialdemócratas del SPD no veían con buenos ojos, ya que estaban sufriendo el desgaste de apoyar al conservador CDU-CSU al frente del Ejecutivo. Así, los resultados mostrarán cómo ven los alemanes esta unión y unos datos muy desfavorables podrían hacer replantearse al SPD su permanencia en el Gobierno, lo que generaría irremediablemente inestabilidad.

Por su parte, el CDU-CSU explora por primera vez cómo va a ser el futuro sin su líder, la canciller que lleva en el cargo más de una década. Su sucesora, Annegret Kramp-Karrenbauer, se enfrenta a su gran prueba de fuego y de momento las encuestas no acompañan. Además, se observa con preocupación el ascenso del partido de ultraderecha Alternativa para Alemania. Por su parte, Los Verdes se presentan como un partido al alza y podrían lograr un gran resultado.

Reino Unido

Pese a que hace casi tres años que los británicos votaron a favor del Brexit, aún no se ha producido un acuerdo para la salida de la UE y Reino Unido volverá a participar en las elecciones europeas. Y las encuestas muestran que los dos principales partidos, conservadores y laboristas, pueden sufrir el desgaste de los muchos meses de negociaciones infructuosas. La falta de un plan de salida va a propiciar un duro castigo para la formación dirigida por Theresa May que incluso podría convertirse en la cuarta fuerza política. No pintan mucho mejor las cosas para los laboristas de Corbyn, aunque los sondeos apuntan a que van a salvar la cara.

Nigel Farage del Partido del Brexit. (AP Photo/Kirsty Wigglesworth)

Su indefinición respecto al Brexit le pasa factura. Así, el caldo de cultivo es ideal para que la formación de Nigel Farage, el Partido del Brexit, gane con solvencia. El expolítico del Ukip ha hecho una campaña centrada en la supuesta traición que se ha cometido contra la salida británica de Europa y el hastío de muchas personas por la situación le está impulsando, presentándole como gran favorito. Si finalmente los comicios son tomados como un segundo referéndum, la victoria de Farage mandaría un mensaje claro sobre la disposición británica.

Italia

Los comicios en Italia también suponen un examen a los partidos tras las elecciones de 2018 que encumbraron al Gobierno al Movimiento 5 Estrellas y a la Liga. Y mientras que los primeros acusan el desgaste y parece que van a caer bastante, la formación de Salvini se presenta como la gran favorita para llevarse la victoria. Y es que el político de Milán se ha erigido como el gran líder de la extrema derecha en Europa y ha mostrado su influencia en un cónclave con otros importantes dirigentes de ultraderecha que se ha celebrado en suelo italiano.

Uno de los grandes temas de la campaña está siendo la autonomía fiscal, uno de los principales caballos de batalla de La Liga durante años. Su llegada al poder, sin embargo, ha hecho que el tema sea menos prioritario.

España

La atención a las elecciones europeas en España ha quedado muy reducida al coincidir la fecha con los comicios municipales y autonómicos, por lo que hay un gran desconocimiento de candidatos o propuestas. Al estar tan cercanas a las elecciones generales se espera que haya una línea continuista que previsiblemente va a mostrar que el bipartidismo ya es historia en España y que hay un cambio de tendencia entre el PSOE y el PP, con Ciudadanos intentando ocupar el centro y Podemos mostrándose como un posible buen aliado para los socialistas.

Josep Borrell, candidato socialista a las elecciones europeas (AP Photo/Francisco Seco)

Además, Vox todavía intenta calibrar su fuerza en la sociedad española y estos comicios se presentan como una gran oportunidad de entrar en el Parlamento Europeo, donde ya cuenta con formaciones afines.

Francia

Una vez más, las elecciones europeas muestran dos posiciones muy enfrentadas. Por un lado, la Agrupación Nacional de Marine Le Pen, euroescéptica, que busca lograr por fin una gran victoria. Por el otro, el europeísmo de Macron y su Gobierno, con las fuerzas tradicionales de capa caída. Es posible que se produzca un importante voto de castigo a un Ejecutivo que ha sufrido meses y meses de protestas, con los chalecos amarillos en el centro de la polémica. En la campaña se ha colado con frecuencia la palabra proteccionismo en un país que siempre ha destacado por su apertura.

Polonia

En el país centroeuropeo los derechos sociales dominan la conversación y el partido gobernante Ley y Justicia se está enfrentado a varias polémicas. Sus críticas a los movimientos LGBTI (“quitad las manos de nuestros hijos”) se les han vuelto en contra por las controversias de la Iglesia católica con los niños y los casos de pederastia. Con las elecciones generales en otoño, estos comicios se presentan como un pequeño ensayo en el que las formaciones van a comprobar su verdadero poder.