Este pueblo crea su propia moneda para sobrevivir a Amazon (y se llama Pancha)

·6 min de lectura
Income Growth Concept. Businesspeople Characters Teamwork Cooperation. Team of Businesspeople Climbing Growing Arrow Chart, Financial Success, Wealth and Money Grow. Cartoon People Vector Illustration
El objetivo de la creación de una moneda local en el ayuntamiento de Ribadeo, una localidad en el noroccidente de España, es ayudar al comercio local al estimular el consumo interno. (Getty Images)

No importa cómo lo mires. Los pequeños minoristas tienen todas las de perder al competir con la maquinaria multinacional del comercio electrónico.

Mi esposo revisa los catálogos de las marcas más prestigiosas de herramientas mecánicas en busca de buenos precios y en muy pocas oportunidades el ferretero de la esquina puede superarlos. Después de todo, para calcular el precio de venta al público de un martillo, por ejemplo, el ferretero tiene que tomar el cuenta lo que le pagó al mayorista, sumarle los costos del trasporte, el local, los servicios básicos como el agua y la luz, además del salario de los dos empleados que tienen trabajado con él desde hace años. Y no podemos olvidar que hay que agregar también un margen de ganancias, porque sin un beneficio no tiene sentido dedicarse a una actividad comercial.

Aerial photo of Ribadeo in Galicia Spain
Foto de Ribadeo en Galicia, España

En muchas ocasiones las cuentas no cuadran y las calles de los pueblos de España han dejado de tener el colorido del pasado por la cantidad de negocios que han tenido que cerrar sus puertas.

Las panchas de Ribadeo

Pero el ayuntamiento de Ribadeo, un pueblo de 10.000 habitantes en Galicia, decidió hacer frente a esa situación y creó una moneda local para estimular a los comerciantes y hosteleros locales.

La nueva moneda se llama Pancha y cuando la usas en uno de los establecimientos afiliados al programa tienes un 25% de descuento. La diferencia entre lo que gastas en panchas y el valor real en euros lo asume el ayuntamiento.

La medida ya se había adoptado con éxito antes de la pandemia y la temporada mejorada del 2021 comenzó el 1 de septiembre y cerrará el 31 de diciembre.

La web panchamoedalocal.ribadeo.org explica que cualquiera puede acceder a las panchas sin importar donde se encuentre. Sólo tienes que registrarte y descargar un monedero electrónico, que llamaron PanchaPeto, y allí podrás canjear hasta un 210 euros por 280 panchas.

Con ese dinero podrás comprar en los 114 negocios que se han sumado a la campaña. Cada vez que desees pagar deberás usar una aplicación para mostrar un código QR individual que actualizará tu monedero virtual y restará las panchas utilizadas.

El gobierno local ha destinado 150.000 euros para poner a circular unas 600.000 panchas.

No todo es cocer y cantar

El alcalde Fernando Suárez dijo que no se trata de una idea original sino de un concepto que tomaron del País Vasco. “Nos gustó y queríamos hacer algo aquí, en Ribadeo. El trabajo que dio fue enorme. A ojos del comprador puede parecer sencillo, pero detrás hay una ingeniería técnica y jurídica muy compleja, más allá de poner el dinero a trabajar. Tuvimos que conseguir el respaldo de un banco para asegurar el respaldo financiero. Y al ser algo completamente nuevo, corríamos el riesgo de generar sospechas, pero desde el primer momento tanto personas como empresas optaron por las panchas”.

Suárez prefirió esa opción a otorgar ayudas directas para ayudar a los comerciantes porque desea generar un efecto multiplicador que permita la circulación de más dinero y promocionar a su comunidad como un interesante circuito comercial. Y al parecer la estrategia le está dando resultados porque hay personas de otros pueblos de Galicia y de Asturias que van a comprar a Ribadeo para beneficiarse de las panchas.

La campaña comenzó con billetes físicos en 2019 y con un presupuesto de 40.000 euros para generar un movimiento de 160.000 euros. La buena acogida los motivó a repetir la iniciativa en 2020 y a aumentar el subsidio a 56.000 euros, pero se toparon con personas que falsificaban los billetes para hacer trampa.

Entonces para el 2021 diseñaron una aplicación que permite una mayor transparencia en las operaciones. Para pagar no usas el papel moneda sino tu móvil y puedes comprar las panchas con tu tarjeta de crédito.

Los comerciantes están agradecidos con la iniciativa. Cuando arrancó la temporada de panchas en septiembre, muchos aprovecharon su moneda local para comprar los libros de textos, que suelen tener un precio fijo, pero al usar las panchas ahorraban hasta un 30%.

Una de las limitaciones del programa es que sólo puedes gastar 80 panchas por compra. Si superas esa cantidad, deberás pagar la diferencias con euros

Con las panchas podrás comprar casi de todo, excepto gasolina, tabaco y bebidas alcohólicas (aunque si podrás comprar cerveza y el vino). Tampoco podrás pagar con panchas en las grandes cadenas ni en las franquicias porque son de carácter exclusivamente local.

El alcalde también reconoce que, al digitalizar la moneda para evitar fechorías, muchas personas mayores no sintieron la confianza de descargar su aplicación y seguir aprovechando las ventajas de las panchas.

Así que el gobierno local habilitó un servicio de ayuda a los mayores para explicar cómo descargar la aplicación y cómo usar la moneda digital.

La propuesta vasca

Suárez no recuerda el nombre de la moneda ni el pueblo del País Vasco de donde sacó la idea. Pero lo cierto es que en Euskadi ha habido interesantes iniciativas para sacar más valor social y local al dinero.

En 2011, el colectivo Desazkundea comenzó a gestar la moneda Ekhi, que significa sol en euskera antiguo, con la idea de promocionar los productos locales y sostenibles. El Ekhi funcionó entre 2014 y 2015, con billetes de 1, 2, 5, 10 y 20.

Una de sus características era que tenía fecha de caducidad para evitar la acumulación del dinero y fomentar su circulación. La idea era que al final de cada año, el 3 % de las ventas de esa moneda se depositaría en un fondo destinado proyecto social o cultural.

Obstáculos legales impidieron que la permanencia del proyecto, pero la idea se transformó en el proyecto Ekhilur, que es un modo de pago alternativo a Bizum, Paypal y Visa, a través de un código QR.

En el proyecto Ekhilur, los euros no cambian de nombre. El objetivo es que el dinero incida positivamente en la economía local. Beneficia al consumidor porque un pequeño porcentaje de la compra se recargará directamente en la cuenta de los usuarios.

El economista y profesor jubilado de la Universidad de Burdeos Yannick Lung dijo a El Salto que en Francia existen unas 90 monedas locales respaldadas por 40.000 usuarios y 10.000 profesionales, que han puesto en circulación cinco millones de euros.

Historias que también te gustarán:

¿Te gustaría comprar un pueblo? Estos están en venta

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente