Este hombre intentó escapar de la policía nadando y las algas tóxicas lo detuvieron

Las verdeazuladas aguas de muchos canales de Florida se encuentran severamente afectadas por una proliferación de algas tóxicas que representa un riesgo importante para la salud pública y el equilibrio medioambiental pero que, en ocasiones, puede convertirse en un rudo aliado de la ley.

Eso sucedió en Cape Coral, en el suroeste de la Florida.

Hace unos días, un individuo sospechoso, de nombre Abraham Duarte, huía de la policía. De acuerdo al relato de The Washington Post, Duarte conducía un auto a exceso de velocidad y fue detenido. El hombre, entonces, echó a correr y los oficiales se lanzaron en su persecución. Pero el lugar era poco propicio para escapes, pues en la zona abundan los canales y en un momento Duarte, de 22 años, quedó atrapado entre la policía y las aguas.

Abraham Duarte es sacado de un canal contaminado con algas tóxicas en Cape Coral, Florida. Huía de la policía y pensó que podría escapar nadando, pero la polución de las aguas lo frenó y al final clamó por auxilio de los mismos oficiales que lo perseguían. (Policía Cape Coral)
Abraham Duarte es sacado de un canal contaminado con algas tóxicas en Cape Coral, Florida. Huía de la policía y pensó que podría escapar nadando, pero la polución de las aguas lo frenó y al final clamó por auxilio de los mismos oficiales que lo perseguían. (Policía Cape Coral)

Eso no lo disuadió y quizá pensando que podría realizar una fuga espectacular, Duarte se arrojó al canal para escapar nadando. Pero no se esperaba o no cayó en la cuenta de que las aguas estuvieran contaminadas de algas tóxicas verdeazuladas, que pueden producir severos problemas respiratorios e irritaciones diversas. Según BuzzFeed, esas algas producen cianotoxinas, que pueden afectar al hígado, el sistema nervioso y la piel si una persona se expone a ella en grandes dosis.

Y Duarte estaba literalmente nadando en ese caldo, cubierto por esas algas.

De repente, según el Post, Duarte tuvo un “ataque de pánico” al verse rodeado en el agua de esas algas ominosas y suplicó ayuda a los policías que lo veían desde la orilla.

“Olía como excrementos humanos”, dijo Duarte sobre el punzante aroma que emanaba de las aguas cargadas de esas algas. Y clamó desesperado para que los oficiales lo sacaran de allí.

Al final, ser detenido resultó mejor que seguir en las tóxicas aguas, y los mismos policías que lo perseguían ayudaron a Duarte a salir del canal, a lavarse con una manguera de agua corriente y fue llevado al hospital. Las cámaras corporales de los policías captaron escenas del incidente.

Afortunadamente para él fue dado de alto al poco tiempo, pero sus problemas con la ley eran también tóxicos: al revisar su auto, la policía halló varios recipientes con aceite de THC (el componente activo de la marihuana) y Duarte fue arrestado por posesión de una sustancia controlada y, para no olvidar la odisea anterior, por resistirse al arresto.

Al menos en prisión no encarará la maloliente toxicidad de las algas que, al final, contribuyeron a su captura.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente