Estas son las razones por las que no deberías guardar dinero debajo del colchón

·4 min de lectura

Guardar parte de nuestros ahorros en casa suele ser una práctica cada vez más habitual, sobre todo el tiempo de crisis. Según los datos del Banco de España, hasta un 38% de los españoles mantiene ahorros en efectivo en su casa. Las altas comisiones de los bancos y la escasa rentabilidad de los depósitos hacen pensar que tener algo de efectivo es lo más recomendable. Sin embargo, esta práctica no es para nada útil ni recomendable y la principal razón que lo demuestra tiene el nombre de inflación.

Para ponernos en contexto, la inflación hace referencia a la subida de los precios de los productos o servicios que implica una pérdida del valor del dinero. En España esta subida de precios no ha dejado de dispararse desde el año 2007 — a excepción de los años 2014 (-1,04%) y 2020 (-0,53%) — y esto provoca que si el dinero no está invertido o en uso pierda su valor con el tiempo. A efectos prácticos, una inflación del 30 % significa que los precios han subido una media de un 30 % y que, por lo general, vivir cuesta más. Si, por ejemplo, antes con 1.000 euros podríamos cubrir las necesidades básicas de un hogar, ahora necesitaremos 1.300 para hacerlo.

Por ello, no es buena idea guardar ahorros debajo del colchón ya que el dinero se devalúa con el tiempo. Aunque la cantidad siempre será la misma, el poder adquisitivo que tenemos habrá disminuido y por el mismo importe podremos comprar cada vez menos cosas.

También de interés:

Euro  cash savings under the bed mattress
Guardar los ahorros debajo del colchón no es tan buena idea como parece, ya que el dinero se devalúa con el tiempo. Getty Creative.

Hacienda

Sin embargo, este no es el único de los problemas de mantener los ahorros en casa. La segunda de las razones viene de la mano de Hacienda, que se encarga de vigilar los movimientos de nuestro dinero. Guardar dinero por encima de los 3.000 euros puede ser peligroso, pues puede llevar a una investigación por parte de la entidad (el Banco de España notifica cualquier movimiento superior a esa cantidad). Hacienda puede solicitar que justifiquen la procedencia de ese dinero tras utilizarlo.

Esto no debe suponer un verdadero problema si el origen del dinero es legal, pero si no somos capaces de demostrar el origen de nuestros ahorros, la Agencia Tributaria puede obligarnos a pagar impuestos en la declaración de la renta al considerarlo una ganancia patrimonial no justificada. Es decir: pagaremos dos veces por el mismo dinero.

Seguridad

Otro de los hándicaps se relaciona con la seguridad real de nuestro dinero. Tener los ahorros en casa nunca tendrá las mismas garantías de protección que si se encontrase en una entidad bancaria

Además de robos, también hay que tener en cuenta otro tipo de accidentes imprevisibles, como los incendios o las inundaciones. A una persona que siente la tentación de guardar su dinero en casa por miedo a que pase algo con el banco siempre debería tener en cuenta estas situaciones.

Invertir para no perder valor, nuestra mejor alternativa

Con todo, la inseguridad derivada de la Covid-19 ha hecho que esta práctica de ahorrar sea cada vez más asidua. Según el INE, en 2020 la tasa de ahorro se situó en un 15%, lo que supone 8.5 puntos más que el porcentaje registrado en 2019. Ahorrar no es una mala idea, pero para evitar que ocurra todo lo explicado más arriba, ¿qué podemos hacer?

La respuesta es invertir. Puede parecer un tema complejo si nunca hemos apostado por ello. No obstante, actualmente existen muchas herramientas que aportan recomendaciones sobre cómo y dónde hacerlo. Concretamente, existen diversas aplicaciones móviles que facilitan nuestras tareas y a su vez, nos asesoran a la hora de invertir nuestro dinero en el mercado. Fintonic, eToro o Plus 500 — que permiten invertir a través de préstamos entre particulares — son algunas de las más conocidas. 

Por otro lado, contar con un asesor financiero puede ser una opción para invertir más rápida y sencilla, aunque también más cara. La alternativa de la inversión no solo es recomendada para aquellos ahorradores de colchón, sino también para las personas que tienen su dinero en cuentas corrientes o depósitos de los que apenas reciben remuneración.

Otra alternativa para no dejar nuestro dinero en casa, pero tampoco mantenerlo en un tradicional depósito o plazo fijo, son los fondos indexados. Apostar por estos fondos es la mejor de las opciones para aquellas personas que ven complejo invertir o simplemente no quieren arriesgarse a hacerlo. Esta alternativa parte de la idea de que el IBEX-35 siempre ha subido, y por ello, replicarlo traerá beneficios a largo plazo. Eso sí: a la hora de apostar por esta opción, hay que tener en cuenta que el retorno no siempre está garantizado.

VIDEO | Cómo evitar que nos 'engañen' en el supermercado

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente