Estas son las 10 tendencias gastronómicas para 2019

¿Piensas que la tostada de aguacate es lo más de lo más? Error ¿Crees que estás al día porque desayunas avena cada día? Tsk tsk. Whole Foods, la cadena de supermercados norteamericana, acaba de anticipar las tendencias gastronómicas para 2019 y, sentimos decírtelo, pero te has quedado desfasado. Esto es lo que debes comer si quieres estar a la última.

Las frutas del Pacífico, cada vez más presentes. Foto: Whole Foods.

Sabores del Pacífico. Llegan alimentos como la longganisa, una salchicha de cerdo filipina, y frutas tropicales como el jackfruit, que además puede funcionar como un sustituto perfecto de la carne. Ojo también a la fruta monje (monfruit), capaz de endulzar sin tener ni una sola caloría.

Probióticos. Siguiendo la senda del kimchi y de los encurtidos, llegan los probióticos, que se integran en mantequillas, sopas, granola, barritas energéticas y demás alimentos. Nuestro intestino nunca habrá estado mejor cuidado.

El regreso de las grasas. Por la puerta grande, después de que hayamos restituido la fe en ellas. El aceite y la manteca de cacao se convierten en ingredientes estrella en diferentes recetas y se popularizarán las ‘fat bombs’, bocaditos pensados para resultar saciantes y que serán compatibles con cualquier dieta.

Ojo al auge del cáñamo. Foto: Whole Foods.

El auge del cáñamo. Sí, está claro que las semillas y el aceite de cáñamo ya venían siendo populares en los últimos años pero ahora nos espera un auge de suplementos alimenticios que incluirán nuevas y diferentes partes de la planta.

El ‘boom’ de la carne ‘falsa’. Cada vez más personas, sin ser vegetarianos o veganos estrictamente, están dispuestos a comer aperitivos que recuerdan a las cortezas de cerdo, pero hechas con setas o diferentes vegetales, por poner un ejemplo. Carne parecen, pero no lo son.

Envoltorios ecosostenibles. Llega el fin de los envases de plástico, de las pajitas y de cualquier otro embalaje contaminante. Comienzan a verse envoltorios hechos de cera de abeja, de lona encerada o de silicona. Es quizá la tendencia más en boga (y más necesaria).

Los nuevos helados. Ojo porque la vainilla o la nata ceden terreno en favor de nuevas golosinas congeladas más naturales, donde se puedan introducir el aguacate, el queso, el tahini, el hummus o el agua de coco. Caprichitos, pero más saludables.

Las algas son cada vez más populares. Foto: Whole Foods.

Las algas, hasta en la sopa. Literalmente, porque los fideos comienzan a hacerse a partir de estos vegetales marinos. Además, vienen pisando fuerte la mantequilla de algas y hay alternativas vegetales al atún hechas a partir de algas están también en el camino.

Nuevos (y mejores) ‘snacks’. Ya nadie quiere que su bocadito de media mañana o de media tarde sea simplemente una bomba calórica y azucarada. Llega el momento de los ‘snacks’ a base de mozzarella madurada o los ‘caramelos’ naturales y sin gluten ni azúcar. El chocolate, que sea de comercio justo, por favor.

Compras que empoderan. Los consumidores comienzan a demandar más y más información sobre la política de recursos humanos de las empresas que les venden sus productos, su trabajo en pos del bienestar animal o la lucha contra la pobreza. Las marcas socialmente responsables ganarán cada vez más clientes.