Todas las formas de hacer testamento y cómo pueden afectar a los herederos

·4 min de lectura

Todos sabemos que un testamento es un documento que recoge las últimas voluntades de una persona. Pero más allá de eso, en términos legales, lo único que sabemos es que se trata de un trámite jurídico realmente complejo. Sin embargo, con la pandemia han sido muchos los que se han interesado más sobre este documento y cómo elaborarlo. La alta tasa de mortalidad por Covid-19 se ha traducido en 85.186 transmisiones de la propiedad de viviendas por herencias en España, la cifra más alta registrada por el INE desde 2007.

Resulta importante informarte de cómo realizar un testamento, ya que es la forma única legal de hacer constar nuestras voluntades. En general, se trata de un procedimiento sencillo y económico, pero existen una serie de los costes, trámites y pasos que hay que seguir. Además, hay que tener en cuenta que existen varios tipos de testamentos. Los más habituales son el testamento notarial o abierto, es decir, que se hace ante notario; y el testamento ológrafo, que es un testamento manuscrito.

Existen varios tipos de testamentos, aunque los más habituales son el testamento notarial y el testamento ológrafo. Foto: Getty Creative.
Existen varios tipos de testamentos, aunque los más habituales son el testamento notarial y el testamento ológrafo. Foto: Getty Creative.

Testamento abierto

Esta es la modalidad más utilizada y se caracteriza porque se debe realizar ante un notario para expresar oralmente tu voluntad y es el notario el que redacta el testamento. Entre las ventajas de este cabe destacar su bajo precio pues resulta bastante asequible al no superar los 80 € y además, no hace falta realizar un inventario de los bienes que se tienen. Además, siempre cuenta con el consejo técnico-jurídico del notario, lo que va a permitir suprimir todos los motivos de invalidez que puedan existir.

En el caso de que no sea posible realizarlo ante notario debido a una situación de emergencia, bastarán cinco testigos para que tenga validez. No obstante, aunque se decida hacer de este modo, siempre deberá homologarse ante notario en el plazo de dos meses. Además, llevar a cabo este proceso sin el asesoramiento de un abogado especializado es arriesgado para algunas situaciones.

Testamento Ológrafo

Esta es la segunda opción más común y puede realizarlo cualquier persona mayor de edad. Entre sus requisitos está que debe realizarse de forma manual, basta con hacerlo en un folio el cual debe estar firmado tanto por la persona que hace el testamento como por dos testigos. Este también tiene muchas ventajas como que preserva toda la intimidad que conlleva hacer un testamento. Además, es cómodo pues no nos tendremos que desplazar ni tampoco tendremos que pagar al notario para que lo redacte.

No obstante, la sorpresa de los gastos puede venir después para los herederos. Lo más habitual es que estos deban contratar informes periciales para poder elevar este papel a la categoría de escritura pública. También puede dar otros problemas relacionados con la legalización que provocará que los herederos deban seguir un complejo procedimiento judicial para comprobar la autenticidad del testamento.

Testamento cerrado

El testamento cerrado es el trámite menos común en nuestro país. El testador entrega su voluntad escrita al notario en un sobre sellado. Este no se podrá abrir para conocer su contenido hasta que la persona haya fallecido, es decir, es como si se solicitará al notario que lo custodie. Esta modalidad tiene como ventaja la confidencialidad total del contenido pero también el riesgo de cometer errores de redacción por no contar con asistencia profesional adecuada, que además no podrán ser subsanados pues el notario no puede ratificar si el documento es válido o no.

Testamentos especiales

Existen ciertas profesiones que se pueden beneficiar de otras modalidades especiales de testamento. Los militares en campaña y demás empleados del ejército podrán otorgar su testamento ante un Oficial que tenga por lo menos la categoría de Capitán. Este necesitará la presencia de dos testigos y caducará 4 meses después de que el militar haya dejado de estar en campaña.

El testamento marítimo es otra de las modalidades especiales e incluye a todos aquellos que vayan a bordo de un buque de guerra o mercante ante el Contador o el Capitán. Otro escenario diferente es el que se produce cuando la persona que redacta el testamento se encuentra fuera de España. Este deberá realizarlo siguiendo las normas del país donde se encuentre.

Heredar una deuda

Una vez que ya conocemos los tipos de testamentos, es importante centrarse en el momento de la recepción y la apertura. Cuando fallece la persona, se debe solicitar en el registro el certificado de últimas voluntades, en el que se indicará si hay o no testamento. Antes de abrir el testamento, no es posible saber si hay deuda, pero si se tiene alguna sospecha conviene aceptar la herencia a beneficio de inventario, es decir, pagar la deuda con los bienes de la herencia.

VIDEO | Se duerme con un anillo puesto y acaba en el hospital con el dedo roto

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente