Estafador estafado: el intento fraude por WhatsApp que acabó mal

·4 min de lectura
Captura con la conversación de la estafa por WhatsApp. (Photo: Twitter)
Captura con la conversación de la estafa por WhatsApp. (Photo: Twitter)

Internet supone una vía perfecta para muchos estafadores de tratar de engañar a sus víctimas para obtener sus datos privados, números de cuenta o contraseñas. Siempre es recomendable jugar la carta de la desconfianza y comprobar bien la oficialidad de los mensajes recibidos para evitar caer en uno de estos fraudes.

Aunque lo más común es recibir este tipo de mensajes por e-mail o por SMS, no es tan raro que contacten con nosotros por WhatsApp u otras apps de mensajería instantánea. Es lo que le ha ocurrido a este usuario de Twitter que se dio cuenta a tiempo de las intenciones del emisor y decidió seguirle la corriente para ver dónde quería llegar con la conversación.

En un primer momento, Mateo recibe un mensaje de un número extranjero que decía: “Halo muy buenos días cómo estáis espero que bien un saludo a la distancia y bendiciones”. De primeras ya suena extraño, pero Mateo decide preguntar de quién se trata. En lugar de responder directamente, esta persona comienza a decirle que era un familiar de Estados Unidos y que si puede adivinar quién es.

En ese momento, se da cuenta de que no es trigo limpio y decide seguirle la corriente preguntando si se trata de su tía. La otra persona le dice que si le puede decir su nombre para ver si lo ha adivinado y Mateo pregunta si es su tía Juana. Aunque todo es una invención para ver dónde quiere llegar, este desconocido confirma que es su tía Juana y que le pregunta cómo está su familia.

Después de una extraña conversación en la que fingía preocuparse por asuntos familiares, el extraño comienza a decir que tiene una sorpresa para él y su familia pero que necesita su ayuda. Según le explica, está planeando viajar de sorpresa a España y les lleva un regalo, haría un vuelo con escala en Bolivia y llegaría a España esa misma tarde.

Todo queda en que le avisaría cuando llegara, pero apenas una hora después le escribe de nuevo. Le explica que le han bajado del avión porque su prueba PCR ya ha vencido, sin embargo, este mensaje se lo envía desde otro número. Cuando le pregunta por ello, la respuesta es que le han quitado su móvil y está preocupada por su equipaje.

“Aquí en ventanilla me están pidiendo dos requisitos por favor si me puedes ayudar…”, escribe el desconocido. Cuando le pregunta dónde está, responde que aún se encuentra en el aeropuerto de Los Ángeles y rápidamente vuelve a insistir en que necesita su ayuda. Los requisitos que le pide son un número de teléfono y fotografías de su DNI por ambos lados para que le pueden enviar su equipaje a España.

Mateo trata de darle la vuelta a la tortilla y le pregunta si le importaría prestarle dinero, puesto que él también está preocupado por su situación. Su intento no funciona y el desconocido vuelve a insistir diciéndole el número de vuelo y el código de su equipaje, algo extraño teniendo en cuenta que le da un número de tan sólo tres dígitos.

Un tercer número entra en juego y le escribe en nombre de “Aerolíneas Avianca” porque supuestamente su tía les ha dejado su número de teléfono. Tratan de llamarle pero Mateo trata de evadir las llamadas y les responde que se encuentra en el baño y le gustaría seguir la conversación por mensajes.

Lo extraño es que este último número, supuestamente del aeropuerto de Los Ángeles, es un número con prefijo boliviano. Le pregunta al respecto, pero no le responden y vuelven a preguntar si sabe algo de equipajes perdidos y del vuelo 277. Cuando el supuesto “encargado de equipajes extraviados” trata de presentarse, le envía una fotografía de su tarjeta con el logo de la aerolínea, su nombre, su foto y su cargo.

Mateo intenta improvisar y finge conocerle. “Espera, naciste el 23/07/1977?? LUISFE! No me lo puedo creer! Soy Mateo! En de Colombia en el 2002! Jajaja que casualidad!!! Te acuerdas?”, simula el usuario de Twitter. Recibe una llamada nueva y vuelve a explicarle que no puede cogerla en ese momento y el estafador acaba rindiéndose y bloqueándole en los tres números de teléfono con los que le han hablado.

Aunque para Mateo todo queda como una anécdota, aprovecha para dejar los números de teléfono de los estafadores en el hilo y avisar a la Policía de lo que acababa de suceder para evitar que traten de engañar a más gente. Los casos de scam o estafa son muy comunes hoy en día y es importante saber identificarlos y dar conocimiento de ello a las autoridades.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

También te puede interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente