Estados Unidos e Israel firman acuerdo para impedir el desarrollo de armas nucleares a Irán

·5 min de lectura
© AFP/Atef Safadi

Irán marca un foco central en la primera gira del presidente Joe Biden por Medio Oriente y este 14 de julio el mandatario firmó con Israel un compromiso para negar las armas nucleares a Teherán. Un día después de señalar que está dispuesto a usar la fuerza como último recurso para detener el desarrollo de un arma atómica, Biden remarcó que aún aguarda por una respuesta de los iraníes para volver al Acuerdo de 2015. Pero subrayó que su espera no es indefinida.

Estados Unidos prefiere la diplomacia, pero no descarta el uso de la fuerza para detener el programa nuclear iraní. Así lo ha señalado el presidente Joe Biden durante su paso por Israel.

En medio de la presión de su país aliado en Medio Oriente, Biden firmó este 14 de julio con el primer ministró israelí, Yair Lapid, una declaración en la que se comprometen a frenar la proliferación nuclear de la República Islámica. Uno de los principales focos de su agenda durante su primera visita a la región como jefe de Estado.

Biden le prometió a Lapid hacer todo lo que esté en sus manos para evitar que Teherán desarrolle un arma atómica.

"Estados Unidos enfatiza su compromiso de no permitir nunca que Irán adquiera un arma nuclear y que está preparado para usar todos los elementos de su poder nacional para asegurar ese resultado", afirma el texto firmado en la segunda jornada de la gira oficial de cuatro días.

Biden asegura que no esperará “por siempre” a Irán para volver al Acuerdo nuclear

Tras una reunión privada con el premier israelí, el líder de la Casa Blanca aseguró que su Gobierno trazó un plan para que la República Islámica retorne al desgastado Acuerdo Nuclear de 2015 y que aún espera una respuesta por parte de Teherán. No obstante, advirtió que su espera no es indefinida.

"Hemos presentado a los líderes de Irán lo que estamos dispuestos a aceptar para volver al Acuerdo. Estamos esperando su respuesta. ¿Cuándo llegará eso? No estoy seguro. Pero no vamos a esperar por siempre”, sostuvo el mandatario estadounidense.

Biden sugirió que su paciencia con Irán se está agotando, pero remarcó que confía en que sea posible disuadir a ese país para que se reincorpore al pacto que firmó hace siete años junto a las principales potencias del mundo. Además de Estados Unidos, entre los signatarios del histórico Acuerdo denominado Plan de Acción Integral Conjunto están Francia, Alemania, Reino Unido, Rusia y China.

“Sigo creyendo que la diplomacia es la mejor manera de lograr este resultado”, enfatizó el jefe de Estado.

La declaración firmada este jueves no aclara si Washington estaría dispuesto a recurrir a la vía militar.

Sin embargo, en una entrevista difundida un día antes por el 'Canal 12' de noticias israelí, Biden afirmó que está dispuesto a utilizar la fuerza, como último recurso y si es necesario, para detener que Teherán desarrolle una bomba nuclear.

Lapid: programa nuclear iraní solo puede frenarse con una amenaza militar

El deseo de Biden de una solución diplomática contrastó con la postura del primer ministro israelí, quien sostuvo que Teherán debe enfrentar una “amenaza real de fuerza sobre la mesa” para que renuncie a su ambición nuclear.

Para Lapid, la diplomacia resulta insuficiente para frenar a la República Islámica. "Lo único que puede detener a Irán es saber que si continúan desarrollando su programa nuclear, el mundo libre utilizará la fuerza (…) El régimen iraní debe saber que si continúa engañando al mundo, pagará un alto precio”, subrayó.

Revivir el Acuerdo Nuclear con Irán, negociado bajo la Administración del entonces presidente Barack Obama y abandonado por Donald Trump en 2018, fue una prioridad clave para Biden cuando asumió la Presidencia. Sin embargo, su Administración ha mostrado pesimismo sobre las posibilidades de que Teherán vuelva a cumplir los compromisos adquiridos.

Las autoridades israelíes han tratado de aprovechar la visita de Biden para subrayar que el programa nuclear iraní ha progresado demasiado en los últimos años y alentar a Washington a prescindir de los intentos por reanudar el pacto.

Desde un inicio, Israel se opuso al Acuerdo, al asegurar que las limitaciones sobre el enriquecimiento nuclear de Irán expirarían y que el documento no abordaba el programa de misiles balísticos de Teherán ni las actividades militares en la región.

El Gobierno israelí presiona por sanciones estrictas contra Irán con la esperanza de forzar a un pacto más amplio.

¿Qué fue acordado en el pacto nuclear de 2015?

Los puntos clave de ese pacto se centraron en que Irán no produciría uranio altamente enriquecido durante los 15 años siguientes a la firma del Acuerdo, prescindiría del 98 % del material nuclear en sus manos y eliminaría dos tercios de las centrifugadoras instaladas en sus plantas atómicas.

A cambio, la Organización de Naciones Unidas se comprometió a levantar todas las sanciones impuestas contra Teherán, pero con algunas salvedades. Las sanciones sobre armas se mantendrían por un periodo de cinco años y, en el caso de los misiles balísticos, por ocho años. Para su retiro, Irán debía cumplir con los "pasos básicos" del pacto.

Estas determinaciones trajeron una relación satisfactoria para ambas partes, pero breve.

El plan fue incumplido por ambos lados. El principal punto de quiebre se dio con el retiro de Washington del convenio. Donald Trump, que alegó violaciones de la Administración del entonces presidente Hasan Rohani a lo convenido. Entonces de forma unilateral restableció las duras sanciones contra Irán. Una movida fuertemente criticada por sus aliados occidentales que firmaron el Acuerdo.

Teherán respondió con un aumento del refinamiento de uranio. Inicialmente, al 4,5 % y luego, en enero de 2021, lo incrementó al 20 %, según un reporte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Algo que ha seguido haciendo, según reconoció Teherán el pasado domingo 10 de julio.

Se trata de niveles muy por encima de lo acordado: 3,67 %, aunque todavía lejos del 90 % que se necesita para producir un arma atómica.

La República Islámica asegura que solo busca energía atómica civil, a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

Con Reuters, AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente