Estados Unidos finaliza 2022 con la mayor cifra de niños y adolescentes muertos en tiroteos

2022 pasa a la historia como el año en el que más niños y adolescentes han muerto por culpa de los tiroteos en Estados Unidos, según la ONG Gun Violence Archive, que recoge esta estadística desde 2014.

Los datos recopilados por este organismo independiente muestran que solo este año han muerto 1.637 niños y adolescentes tiroteados.

Andrea De Los Santos tenía 16 años cuando murió tras ser tiroteada en una fiesta en Filadelfia en mayo. Su madre, Carmen Estévez, pensaba que tras mudarse desde la República Dominicana su familia estaría a salvo.

"Nunca pensé que perdería a mi hija aquí. Jamás. Pensaba que era un país muy seguro, pero parece que no".

Otra investigación de la cadena británica Sky News reveló que en las dos semanas comprendidas entre el 17 y el 31 de mayo se produjeron 30 tiroteos masivos, definidos como aquellos en los que mueren o resultan heridas cuatro o más personas, sin incluir al autor de los disparos.

Lexi Rubio, de 10 años, fue una de los 19 niños y dos profesores que murieron en un tiroteo en la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas, el 24 de mayo. Sus padres afirman que la gente quiere ver restricciones más estrictas a las armas.

"Queremos un cambio y tenemos que conseguirlo con nuestros líderes", declara Kimberly Rubio, madre de Lexi.

Los tiroteos de Búfalo y Uvalde de este año han alertado a la población de la gravedad del asunto. Por este motivo, el Congreso de Estados Unidos aprobó en junio un pacto histórico, que permite aumentar el control de las armas de fuego compradas por menores de 21 años.

El acuerdo extendió a todo el país las llamadas leyes de "alerta de peligro" ("Red Flag"), ya vigentes en estados como California, Nueva York y Florida, y que permiten activar un procedimiento legal para confiscar las armas de fuego de quienes representen un peligro para terceros o para sí mismos.