Los EE.UU. de España: el 54% del territorio era español en 1800

Javier Taeño
·4 min de lectura

Hoy en día España no se encuentra ni siquiera entre los 50 países con mayor superficie del mundo (puesto 51 con 505.370 kilómetros cuadrados), pero hubo un tiempo en el que el vasto imperio colonial español tuvo posesiones repartidas por todo el planeta, entre las que se incluían territorios en América, Asia o el Pacífico. 

Aunque tradicionalmente se suele hablar de las conquistas en Centroamérica y Sudamérica, lo cierto es que la presencia española en lo que actualmente es Estados Unidos fue muy destacada. Tanto es así que hasta un 54% de todo el suelo estadounidense de hoy pertenecía a España en 1800.

La ciudad de San Agustín, en Florida, fue fundada por los españoles. (Photo by Jose-Fuste RAGA/Gamma-Rapho via Getty Images)
La ciudad de San Agustín, en Florida, fue fundada por los españoles. (Photo by Jose-Fuste RAGA/Gamma-Rapho via Getty Images)

En el siglo XVIII la soberanía de la Corona española se extendía sobre millones de kilómetros cuadrados e incluía lugares como Florida, Luisiana, Texas, Nuevo México, Arizona, California, Oregón, Washington e incluso Alaska. 

Un dominio que en algunos de estos territorios duró más de tres siglos y que coincidió en el tiempo con los primeros pasos de una nación (Estados Unidos declaró su independencia del Imperio británico en 1776) que con el paso de los años iba a ir incorporando más territorios hasta convertirse en el gigante que es hoy en día.

Para conocer los orígenes de la presencia española en Estados Unidos hay que remontarse atrás en el tiempo, concretamente hasta 1513. Ese año España inició la exploración de la península de Florida de la mano de Juan Ponce de León. Habría que esperar hasta 1526 para que se produjera el primer asentamiento europeo en el territorio. 

Fue San Miguel de Guadalpe (Guadalupe en otras versiones), que hoy en día no se sabe dónde se situaba, pero se cree que en Virginia o Georgia. El caso es que este lugar no duró demasiado por la dureza del clima, los ataques indígenas y la falta de alimento. No fue hasta 1565 cuando los españoles lograron asentarse finalmente en Florida, con la fundación de San Agustín, la ciudad habitada sin interrupción más antigua de Estados Unidos.

La expansión

Salvo un breve periodo de tiempo en el siglo XVIII, Florida formó parte de los territorios españoles durante más de 300 años, al tiempo que los exploradores iban descubriendo nuevos lugares. Durante el siglo XVI, los conquistadores se adentraron por el territorio de la actual Arizona e incluso terminaron dando con el Gran Cañón del Colorado. 

También llegaron al actual territorio de Nuevo México, donde el primer asentamiento fue San Juan de los Caballeros, aunque el que se perpetuó en el tiempo fue Santa Fe, que cuatro siglos después es la capital del estado.

Las primeras exploraciones en Texas se remontan también al siglo XVI, pero su dominio no fue efectivo hasta finales del XVII con el objetivo de frenar el expansionismo francés. En 1682 se había fundado Luisiana, por lo que el movimiento español fue avanzar por este nuevo territorio para evitar que Francia atacara México o Panamá. 

San Antonio es una de las ciudades más importantes de Texas. (Getty Creative)
San Antonio es una de las ciudades más importantes de Texas. (Getty Creative)

Así, en 1690 se fundó la misión evangelizadora de San Francisco de los Tejas que, aunque tuvo poco éxito en las conversiones, sí que le dio el nombre actual al estado. Fruto de este dominio nació una ciudad tan importante como San Antonio.

Luisiana también pasó a estar bajo dominio español, aunque por un breve periodo de tiempo. La derrota de Francia frente a Gran Bretaña en la Guerra de los Siete años (1756-1763) hizo que los franceses le cedieran el territorio a España, sin embargo en 1803 le fue devuelta a Napoleón que a su vez se la vendió a Estados Unidos.

La vasta región de California, hoy en día el estado más poblado del país, también estuvo bajo control español. Aunque las exploraciones ya empezaron en 1534, lo cierto es que fueron necesarias décadas para afianzar la posición en el territorio. Por ejemplo, la llegada a la Bahía de San Francisco no se produjo hasta finales del siglo XVIII.

Finalmente, España también consiguió llegar a Alaska y al oeste canadiense en esos años. Fruto de esta época se mantienen nombres como Cordova, Valdez o Revillagigedo que dejan constancia del pasado hispano de la región.

El puerto de Cordova, en Alaska. (Photo by Bob Hallinen/Anchorage Daily News/Tribune News Service via Getty Images)
El puerto de Cordova, en Alaska. (Photo by Bob Hallinen/Anchorage Daily News/Tribune News Service via Getty Images)

Aunque la conquista duró más de 300 años, lo cierto es que en muy poco tiempo España se quedó sin este inmenso territorio. Empezó con la isla de Nutka, que estaba en disputa con Reino Unido y se fue extendiendo al resto de las posesiones. 

Alta California se perdió tras la independencia de México en 1821 y ese mismo año Florida fue vendida a los Estados Unidos mediante el Tratado de Adams-Onís por cinco millones aunque nunca llegaron a ser abonados. Empezaba la época de esplendor de este nuevo país, mientras que España perpetuaba una decadencia que ya había empezado décadas antes.

EN VÍDEO I ¿Educación o adoctrinamiento? Debate en torno a la imagen de un grupo de escolares ondeando la rojigualda al son del himno español en una escuela pública

Más historias que te pueden interesar: