"Estados Unidos conseguirá que la UE abandone la política de neutralidad que ha mantenido con China"

Con la guerra en ciernes en Ucrania cuatro meses después de que Rusia decidiera invadir la región, la UE "está afrontando su mayor crisis humanitaria, energética y de defensa desde su fundación además de una tormenta perfecta en las relaciones geopolíticas a nivel global donde China y EEUU están tomando buena nota". ¿Qué es lo más importante que tenemos que monitorizar en un momento como el actual? 

Tenemos que monitorizar el conflicto bélico en sí, si será un conflicto duradero o será a medio plazo. Todo indica que se extenderá en el tiempo, los frentes se estabilizarán cuando venga el otoño y el invierno por lo tanto, podemos prever que es un conflicto con una duración media - larga. Por otro lado, está la crisis humanitaria que es lo que Europa ve con mayor peligro. Ya tenemos 8 millones de refugiados en Polonia, Rumanía y otros países y todo indica que ese número se puede ampliar.

Además, del lado de la energía, inflación o defensa….la UE tendrá que tomar decisiones estratégicas de suma importancia. A nivel energético tendrá que tomar consciencia de que su mayoría de edad no puede depender de un vecino rico en hidrocarburos (Rusia) ni de un socio rico en extracción de petróleo vía fracking (EEUU). La independencia puede venir de las renovables, de fuentes de abastecimiento de gas y autonomía por medio de centrales nucleares.

En un panorama mayor, tenemos que ver qué está pasando en el Estrecho de Formosa, la vista de Nancy Pelosi ha puesto más fuego todavía a la relación entre China, Taiwán y EEUU y esto tendrá un impacto en las relaciones económicas y bilaterales entre China y EEUU pero también tendrá un impacto en las medidas medioambientales y de sostenibilidad. Estamos en un panorama inquietante a nivel geoestratégico pero también apasionante desde el punto de vista del estudio.

La escasez de muchas materias primas ha traído consigo un problema de inflación que para muchos podría haber hecho ya techo. ¿Cuál es su opinión? 

Tenemos que ser conservadores a la hora de pensar que el conflicto bélico se extenderá en el tiempo. Los avances del ejército ruso en el Dombás son lentos, la exportación de armamento de EEUU a Ucrania hace que el adversario de los rusos sea cada vez más fuerte y esté mejor equipado. En verano, que es cuando se producen las grandes ofensivas, la contienda se mantiene en calma chicha. Todavía queda buen tiempo y la lógica militar nos lleva a pensar en que en otoño las posiciones se estancarán. Debemos ser conservadores con el impacto de las sanciones que nos limitan a la importación de crudo y derivados del petróleo. Las sanciones, salvo que haya cambio de paradigma, seguirán en vigor. También es cierto que todas las que han sido impuestas son con vocación de medio y largo plazo. Esto nos lleva a pensar que la inflación, que ha tenido como fundamento la presión en las materias primas derivado del conflicto en Ucrania, se vaya a mantener. Más sabiendo que las cadenas de suministro no se han normalizado al 100% tras el Covid. Por lo que nos tenemos que preparar para un invierno inflacionista con un estancamiento económico.


En el inicio del conflicto, China se mantuvo más o menos al margen, ahora está más pendiente de Taiwán y ese acercamiento con EEUU. ¿Qué papel cree que jugará China en todo este contexto de inestabilidad geopolítica en ciernes?  Además, usted habla de que China será el principal inversor en Rusia tras la salida de la mayoría de las multinacionales.... ¿cómo afectaría esto al conjunto de la UE? 

China tuvo una posición cautelosa en el comienzo del conflicto  y ellos tienen sus reivindicaciones territoriales con Taiwán. En la cumbre de la OTAN en Madrid asistieron delegaciones de gobiernos de Japón o Corea del sur que dieron a entender que no sólo se habló del conflicto de Rusia y Ucrania sino de muchas otras cosas que afectan a Asia Pacífico  y concretamente a Taiwán. China ahora mismo es la clave y parte de la solución al conflicto de Rusia para paliar la inflación. China podría llevar a triplicar los niveles de inflación porque la dependencia que tiene  la UE del país asiático es mayor que la que tiene respecto a Rusia. Incitar a ese oso dormido que ha sido China es algo que los europeos no podemos permitirnos. Sin embargo, a raíz de este conflicto que hemos estado viviendo en Ucrania y a raíz de de la vulneración de la soberanía ucraniana, la UE dependerá más de EEUU incluso éste ha pedido que pendule hacia una opinión más pro americana.

Esto nos lleva a pensar que EEUU conseguirá que la UE abandone la política de neutralidad que hasta ahora ha tenido con respecto a China y la situación en Taiwán... Si EEUU sigue provocando a China con actuaciones como la que hemos visto de Pelosi está encendiendo cerillas en un polvorín.

China ha desarrollado una tecnología de misiles nueva que ha puesto también en guardia el ejército norteamericano porque es complicado detectarla y eliminarla. Todo esto tensa mucho la situación.

Italia se enfrenta el próximo mes de septiembre a elecciones legislativas. ¿es otro factor de riesgo a monitorizar? 

Italia se enfrenta el próximo 25 de septiembre a nuevas elecciones legislativas. Berlusconi, Conte y Salvini, posibles socios de un gobierno de coalición bajo la batuta del partido Fratelli d´Italia de Giorgia Meloni, no han ocultado su buena relación con el presidente Putin (en el caso de Berlusconi o Salvini) o bien sus dudas sobre la posición europea ante el conflicto de Ucrania.

Una coalición en el gobierno de Italia con espíritu crítico ante las sanciones y posición europea frente a Rusia podría minar -todavía más- el difícil equilibrio de la unión para aprobar nuevas medidas contra la economía rusa. Es importante destacar que para aprobar nuevas medidas sancionadoras contra Rusia, hace falta la unanimidad de todos y cada uno de los Estados Miembros de la UE. En este sentido, Italia, podría hacer frente común con Hungría para suavizar o, incluso frenar, el empuje sancionador europeo, con lo que esto conlleva.